Bullying: ¿Qué es? (parte I)

Jun 7, 2020 | Estilo de vida | 3 Comentarios

Enric Navarro

Experto perfilación criminológica

Socio colaborador

Me llamo Enric Navarro y llevo trabajando en seguridad civil y laboral desde el 2009, donde entre otros colectivos he atendido y atiendo a muchas víctimas de acoso escolar y he participado en la elaboración de protocolos para varios centros educativos en diferentes puntos de la geografía Española. También soy coautor de un programa de formación para profesorado en prevención, detección y actuaciones frente al acoso escolar en las aulas.

Aunque parezca obvio, me parece aconsejable comenzar definiendo qué es el bullying o acoso escolar, ya que mucha gente confunde dicho término con otras actuaciones que, aunque se le parezcan, no tienen nada que ver.

«…en un suceso de acoso escolar no hay un único agresor sino una gran masa de gente compuesta desde por varios miembros de la misma aula, hasta varias aulas…«

«Si conoces al enemigo y a ti mismo, no debes temer el resultado de un ciento de batallas.«

Sun Tzu

Qué es acoso y en qué se diferencia de agresión

Definimos:

Juego Agresivo: situación aceptada por todos los integrantes de un grupo dónde dadas las particularidades y reglas del mismo, aceptan hacerse un daño controlado entre ellos. Algunos ejemplos: paredón, mosca, matapollos, estrella y madre montada, etc.

Agresión: situación en la que una o varias personas tienen la intención de hacer daño a otra y sin previo aviso ni autorización, inician su actuación para conseguirlo.

Acoso Escolar o Bullying: situación dónde un grupo de gente, de manera directa o indirecta, comete distintos tipos de agresiones, siempre hacia la misma víctima, de forma duradera y continua, a lo largo del tiempo (trimestre, semestre, curso escolar, o toda la etapa educativa)

Sabiendo que en un suceso de acoso escolar no hay un único agresor sino una gran masa de gente compuesta desde por varios miembros de la misma aula, hasta varias aulas y en algunos casos por la totalidad del centro educativo, vamos a analizar los tipos de agresiones que observamos dentro de un proceso de acoso escolar.

Tipos de Agresiones que encontramos en el Acoso Escolar

Verbales: Tratan de que la otra persona se sienta mal mediante motes, apelativos, insultos, etc. Muchas veces se alude a su físico, taras, o defectos. Da igual que sea gordo o flacucho, enano o gigantón, cuatro ojos si lleva gafas o abrelatas si usa apartado dental. El problema no reside en que un día en una discusión alguien le insulte, sino que todos los días de su vida todo el mundo en el centro educativo, a veces incluso los profesores en un intento de empatía con la masa de alumnos, se lo esté llamando constantemente.

Sociales: La exclusión social, la soledad, el hecho de creer que no le importas a nadie, es una forma de tortura muy efectiva, sobre todo en edades infantiles y adolescentes, donde la necesidad de pertenencia a un grupo de iguales es tan grande. Llegar a un sitio y que la gente se calle, -¿De qué habláis? -A ti que te importa, -¿me puedo sentar aquí? -No tu no, -¿puedo jugar? -Piérdete,… son frases que pueden oírse de manera habitual en muchos patios de colegio, induciendo a muchos niños a depresión y posterior suicidio. Muchos casos aparecidos en prensa de niños y adolescentes que se han suicidado han dejado notas del tipo: “no aguanto más, no le importo a nadie”

Psicológicas: se llama así cuando la masa coacciona, por medio de amenazas o chantajes, a alguien para hacer algo contra su voluntad a cambio de ser aceptado por el grupo, y que le hace sentir mal moralmente, desde robar, agredir a otros, pedir perdón por todo, etc. En un centro escolar donde trabajé un grupo de alumnos de primaria (6-7 años) habían montado un “clan secreto” y a los que querían entrar en el mismo les hacían beber agua de los charcos del suelo en el patio. Si no estabas con ellos te hacían la vida imposible, te pegaban, excluían, insultaban, se reían de ti, etc, y si estabas con ellos tenías que pasar por un periodo que a veces era para siempre donde eras el criado, el siervo y el esclavo del resto del grupo para todo. Los que entraban recibían su mote peyorativo, eso sí, gozaban de la protección del grupo: “a nuestro xxx solo le insultamos nosotros”. Cuando todo el mundo constantemente durante mucho tiempo le dice a un niño o niña: “muérete”, “suicídate” etc, es probable que antes o después lo haga; estas solicitudes para hacer algo contra la voluntad propia entran dentro de las agresiones psicológicas.

Obviamente, muchas de las cosas que se solicitan a la persona acosada en este tipo de acoso no son bien vistas por la totalidad del grupo, pero el miedo a la exclusión es tal, que los que están dentro callan con tal de no ser ellos los que ocupen el lugar de la víctima.

En el Libro “Bandas Juveniles Violentas vs Grupos de Acción Colectiva” del Analista en Seguridad Argentino Oscar Terminiello se habla de pandillas y grupos de riesgo y su mutación a Tribus Urbanas y Maras Latinas, explicándose de manera clara y didáctica la importancia de pertenencia a un colectivo de iguales por parte del menor adolescente y como se van introduciendo en una espiral de agresiones psicológicas donde “el Gang” les obliga a cometer desde agresiones al entorno como grafitis, hasta agresiones físicas a otras personas de grupos rivales, hacia las que no tienen nada en contra, por el simple hecho de cumplir una orden de los líderes de su nuevo grupo de “amigos”.

Físicas: Las agresiones físicas pueden ser directas, desde los empujones y zancadillas más sutiles hasta verdaderas palizas. También existen las agresiones físicas indirectas, donde no se daña el cuerpo de la persona agredida pero sistemáticamente se le roba y destroza su material, ropa, despojo de dinero, teléfono, o cualquier otra cosa que traiga al centro educativo.

Sexuales: De manera sutil se verbaliza sobre los atributos o inclinaciones sexuales (reales o figuradas) de la persona agredida: culo gordo, picha corta, mariquita, marimacho. Las agresiones sexuales de manera directa pasan por tocamientos no autorizados por parte de la víctima hasta la mutilación de órganos sexuales a base de golpes o patadas, la violación, o penetración con objetos o partes del cuerpo del agresor o agresores por los distintos orificios corporales (bucal, vaginal, rectal).

Cibernéticas: Cualquiera de las agresiones anteriores o la suma de varias siempre que sea a través de dispositivos electrónicos. Cuando era pequeño mi regalo de primera comunión a los 8 años fue un reloj, pero desde hace unos años, cada vez es más común que el regalo sea un teléfono móvil o una Tablet con conexión a internet. Desde marzo 2020 con la crisis del covid19 la enseñanza online y la comunicación digital con el centro educativo, cada vez es más común. Por eso vamos a detenernos un poco más en este apartado con varios subtipos de agresiones:

– Introducir a alguien en un grupal para insultarle o reírse de él y volverle a meter, en caso de que la víctima se salga.

– Desprestigiar la imagen de alguien contando cosas personales en grupos donde no tiene presencia y no puede defenderse, perjudicando así sus relaciones sociales y familiares.

– Usar los chats de videollamadas colectivas con su profe para que todo el mundo se ría de la víctima en su cara.

– Hacer capturas de pantalla o grabaciones de videollamadas colectivas para hacer fotomontajes con ánimo de desprestigio y pasarlo a compañeros por redes sociales paralelas.

– Conspirar entre varios y pedirle, cada uno por separado, que cometa una infracción; como pasarles una contraseña de sus padres en un pc común, o que les dé acceso a su pc en remoto con alguno de los miles de programas gratuitos que permiten este tipo de prácticas por ejemplo “google remote desktop”.

– Obligarle a comprar algo por internet (si los padres tienen instalado el google pay por ejemplo es muy sencillo) con dirección de envío a los otros niños.

– Usar una videollamada para conseguir imágenes de foto o video de la víctima desnuda para luego distribuir entre el resto del entorno educativo o social de la víctima. A esta práctica se la llama sexting (sex+texting)

A parte de todo lo dicho anteriormente, hay dos tipos de agresión on line a menores que NO pueden incluirse en el acoso escolar pero es importante que los padres y profesores conozcan:

Grooming, cuando un adulto se hace pasar por un menor, para cualquier finalidad ilícita, desde sexual, hasta para secuestrar al menor para conseguir un rescate, pasando por un secuestro para tráfico de órganos.

Blue Whale, o Ballena Azul surgió en Rusia en 2013 llamado F57, y se convirtió en Ballena Azul en 2016. La idea inicial era crear comunidades on line y grupos de ayuda mutua entre menores que estaban sufriendo acoso escolar. El fin de estos grupos era ayudar a los menores a ser capaces de suicidarse en un mundo horrible dónde nadie les quería y estaban completamente solos. A través del juego cumplías 50 “challenges” o retos en 50 días (casi dos meses a uno por día, y hasta casi dos años en los casos que más se tardaba). A cada prueba superada, debías reportar pruebas a “la comunidad” de haberlo conseguido lo cual tenía un doble fin, por un lado motivar al resto que habían entrado después “sí él puede yo también puedo” y por otro lado, dejar pruebas de las cosas horribles que vas haciendo con lo cual la comunidad tiene más poder de presión hacia ti tanto a nivel moral, como a nivel chantaje: “o haces la siguiente prueba o enviamos a tus familiares  y a  las  autoridades  todo  lo  que  has  hecho  hasta ahora”. Las pruebas empiezan siendo muy sutiles, como ser capaz de ponerte el despertador en mitad de la noche, pasando por despertarte en mitad de la noche y entrar y salir del cuarto de tus padres sin que lo sepan, abandonar el hogar y regresar, robar dinero o joyas para tirarlas o donarlas a la beneficencia, hasta provocarse auto cortes, auto mutilarse, matar un gatito, o suicidarse en la última de las pruebas. Cuando entras a la comunidad, estás a cargo de un “hermano mayor” que te ayuda y te anima a superar las pruebas, que te quiere y cuida de ti, alguien a quién no puedes fallar moralmente pues es la única persona del mundo a la que le importas, y desde la quinta prueba pasas a tener un hermano menor a quién deberás guiar y motivar para que cumpla con todas sus pruebas, no es tan malo, después de todo tu ya lo has hecho. A partir de la prueba 45 toda la comunidad que está en pruebas superiores son tus tutores, y cuando tú llegas a la 46 pasas a ser tutor de todas las personas de la comunidad que están en la 45. Es una verdadera hermandad de suicidas de la que según los expertos a partir de la prueba 25 ya es imposible salir.

Por favor, califica este post

 

3 Comentarios

  1. José Alejo Chenoll Molina

    Los juegos agresivos dan pie a los abusos y agresiones físicas sin consentimiento, ya que en muchas ocasiones los niños se ven coaccionados a formar parte de ellos, por miedo o en busca de aceptación por parte del grupo más «popular», son la excusa perfecta para a que el abusador enmascare como juego una auténtica agresión, ya que en juegos como el conocido mosca, existe el ensañamiento con esa persona que objeto de agresiones y abusos por parte de sus compañeros, deberían estar prohibidos o supervisados por adultos para evitar estas prácticas.
    Me ha gustado mucho el artículo ,gracias.

     
    Responder
  2. José Alejo Chenoll Molina

    Los juegos agresivos dan pie al abuso y a la agresión física no consentida, ya que en juegos como el famoso mosca, los niños en muchas ocasiones se ven coaccionados a participar ya sea por miedo al abuso o por querer ser aceptado en el grupo «popular».
    El abusador o grupo abusador utilizan estos juegos, disfranzandolos de prácticas divertidas para
    cometer sus agresiones poniendo por excusa de que son las normas del juego, pero es bien conocido que existe el ensañamiento, fuera de esas normas con esa persona de la que disfrutan de agredir.
    Estos juegos deberían de estar prohibidos en centros escolares y en cualquier caso su práctica siempre supervisada por un adulto responsable que pueda identificar lo que es juego de lo que es agresión, con el fin de evitar situaciones de abuso y poder así corregir y educar a los niños en el juego sano, en el que el contacto no se convierta en el mero golpe.
    Un saludo y muchas gracias por el artículo.

     
    Responder
  3. Manuel

    Muy interesante el contenido, muchas gracias!!

     
    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

Distancia de uso de escopeta (parte II): Proyectiles

Distancia de uso de escopeta (parte II): Proyectiles

Siempre digo que la escopeta es una gran desconocida, con sus limitaciones por capacidad de carga y tipos de municiones. A mí me gusta definirla defensivamente como un “arma de zona” por la superficie que llega a cubrir con sus impactos, la cual empleando la munición adecuada permite obtener diversos efectos.

Distancia de uso de escopeta (parte I): Municiones

Distancia de uso de escopeta (parte I): Municiones

He tenido recientemente alguna consulta relativa al manejo “táctico” (el término de moda) de la escopeta y después de dar varias respuestas a cada cual más variada me he decidido a redactar esta nota básica con mis impresiones relativas a la munición, los elementos de puntería habituales y la distancia de puesta a cero de los mismos cuando sea posible hacer esta.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Compártelo

Si te ha gustado, comparte con tus amigos...

Shares