El Campo Viento. La cruda realidad del Sniper

El Campo Viento. La cruda realidad del Sniper

El Campo Viento. La cruda realidad del Sniper

Ray Ruiz

Instructor E3A

Nuestro planeta está rodeado de una atmósfera en continuo movimiento debido a cambios en las presiones, derivados de cambios en las temperaturas; y un sin fin de elementos objeto de estudio de los meteorólogos. Esos cambios de temperatura y finalmente esos movimientos de la atmósfera, tienen su origen en excitaciones en los campos electricos de la materia.

«El viento cambia constantemente, y si me pongo a hacer ajustes, para cuando he acabado ha vuelto a cambiar.»

Chris Kyle

Sniper

«Se puede medir la velocidad y dirección del viento aquí y ahora, pero no puede saber que dirección llevará ese viento dentro de unos segundos; y si averigua la dirección que llevará el viento dentro de unos segundos, no podrá saber cuanta velocidad a perdido o ganado para hacer ese giro.«

Imagínese que se encuentra en una posición de tiro y todas las masas de aire están detenidas totalmente -cosa que nunca ocurrirá porque la entropía obliga a que se desorganicen- pero por alguna extraña razón todo se ha detenido. De pronto, se produce un cambio en la temperatura en la parte alta de una vaguada que progresa por su derecha y baja cruzándose por su dirección de tiro. Ese cambio de temperatura hace que cierta masa de aire suba y otra masa de aire ocupe el lugar de la anterior, introduciendo un elemento que pondrá en movimiento todo el fluido en su zona de acción. Ese cambio en la temperatura se propaga a lo largo de la materia, átomo a átomo; unas masas de aire empujan a otras, la materia se excita, todo comienza a moverse; y por la vaguada corre el aire.

La entropía nos dice que si las masas de aire pueden moverse, se moverán. Si existe la posibilidad de que la materia se mueva aleatoriamente, se moverá aleatoriamente. Si nada obliga a que la masa de aire se mantenga estática, tenderá a desorganizarse, expandirse, ocupar más espacio. Además, no existe nada que pueda hacer que las masas de aire se mantengan estáticas, nada en nuestro planeta puede confinarlas.

Usted está en su habitación cerrada. El aire en el interior permanece estático, bueno es decir, al menos parece que lo está. Ahora abre una ventana y la entropía obliga a que el aire de su habitación se expanda hacia fuera, por la ventana. El aire pudiendo quedarse dentro de la habitación, no lo hace. E incluso aire de fuera de su casa podría entrar por la ventana y entonces habrá un cambio de presiones y súbitamente… sonará un portazo.

¿Y que le importa esto a un Sniper? No le importa mucho, más allá de saber que después de comer el “viento” se pondrá revoltoso, debido a que la superficie terrestre se ha calentado durante el día y ahora las masas de aire caliente y frío van a intercambiar posiciones.

Imagínese ahora el Vacío. La ausencia de todo.

Colóquese una partícula, un electrón por ejemplo en medio de esa inmensidad. ¿Ahora el Vacío está ausente de todo o está lleno? ¿Esa partícula ha llenado el Vacío?

Ahora coloque otra partícula, por ejemplo un protón, y observe que ocurre. Hay más materia y por supuesto sigue sin estar vacío. Sume más partículas y siga llenando el espacio. Las partículas comienzan a moverse entre ellas, se excitan entre ellas y buscan su equilibrio; pero jamás se detendrán porque al excitarse entre ellas intercambian energía e intercambian energía porque las fluctuaciones del vacío les obligan.

Ahora, si coincidimos que la atmósfera está llena de partículas, átomos, moléculas… ¿por qué razón deberían detenerse las masas de aire? El viento “cero” no existe, no puede existir y eliminar esa frase del diálogo tirador-observador es el primer paso para comenzar a calcular, lo más correctamente posible, la deriva por viento.

Todo el aire de su zona de acción se verá afectado en mayor o menor medida por ese cambio en un punto de la zona. Da igual lo alejado que esté de ese punto, todo se verá afectado, porque la carga electrónica cambia y todo el aire fluctúa para acomodarse a las nuevas circunstancias, buscando de alguna manera un equilibrio.

Pero este cambio no es instantáneo, sino que lleva su tiempo que todo el aire de la zona se mueva para acomodarse. De la misma manera que el campo gravitatorio de la Luna se mueve alrededor de la Tierra y como efecto del mismo tenemos las mareas, cuando una determinada masa de aire entra en un punto, afecta a toda la zona y al resto de masas de aire que hubiera.

El conjunto de masas de aire en movimiento se llamará “Campo Viento” y estará vibrando continuamente en diferentes puntos cuando se introducen nuevas masas de aire o por cambios en la temperatura, trasladando esas vibraciones a lo largo del Campo de manera que se diluyan o encrespen; cambiando el aspecto del Campo continuamente.

Toda vez que comprendemos que el viento no es un vector, sino que es un Campo, comprenderemos porque los mecanismos sencillos de calculo de la deriva por viento mediante fórmulas no funcionan.

Cuando se habla de viento en la posición, viento en la trayectoria y viento en el objetivo, se produce un acercamiento a la idea de Campo Viento; pero cuando se calcula la deriva teniendo en cuenta solamente el vector de la masa de aire que sopla en la posición de tiro, se está simplificando la realidad y no funcionará.

Si esto no fuera lo suficientemente complejo, además, se ha de tener en cuenta que las mediciones de la velocidad de la masa de aire en el instante, no son la realidad que encontrará el proyectil durante su vuelo; basándose en la traslación de vibraciones a través del Campo Viento, las vibraciones que se miden aquí y ahora, tardarán en llegar a otro lugar del Campo, por lo que el propio hecho de tomar la medición del instante y hacerla valer como la velocidad de un vector para calcular la deriva del proyectil, introduce una imprecisión temporal, concluyente en que se puede medir el viento ahora, pero no se puede medir el viento de hace unos instantes.

De lo anterior llamaremos “Principio de indeterminación del Campo Viento”, inspirándose humildemente en el principio de indeterminación de Heisenberg, a la teoría que dice que: el propio hecho de medir la velocidad del viento con una estación meteorológica, puede ser el motivo de esa indeterminación del Campo Viento.

Se puede medir la velocidad y dirección del viento aquí y ahora, pero no puede saber que dirección llevará ese viento dentro de unos segundos; y si averigua la dirección que llevará el viento dentro de unos segundos, no podrá saber cuanta velocidad a perdido o ganado para hacer ese giro.

Se puede intuir, por eso los mejores sniper hacen los cálculos en tiempo real mirando al terreno y no mirando a la estación meteorológica.

Pero finalmente, ¿cómo calcular la deriva por viento del proyectil?

Se ha de tener en cuenta la forma del Campo Viento incluyendo los gradientes por altura, el principio de indeterminación a la hora de medir las velocidades y el mecanismo por el que derivan los proyectiles por aceleración angular de la guiñada del proyectil.

El gradiente por altura viene dado por la contraposición de la tierra al movimiento de la atmósfera. El viento “evita” entrar en contacto con la tierra por la excitación de los campos electrónicos en la frontera física de ambas materias; y encontramos esa contraposición de la tierra al movimiento del viento. La frontera física entre dos materias es diferente a las propias materias y produce efectos curiosos, como la refracción o la tensión de superficie del agua.

Por ello, el gradiente por altura nos da diferentes velocidades del viento a diferentes alturas; tan solo hay que conocer cuántos metros mide la frontera en la que están interactuando ambas materias.

El principio de indeterminación del Campo Viento nos indica que deberemos emplear las mediciones que hacemos de la velocidad del viento en el momento en que serán válidas para los proyectiles en vuelo.

Finalmente el mecanismo de deriva de los proyectiles nos indica que la aceleración angular de la guiñada del proyectil no es instantánea y que por lo tanto, por ejemplo, uno de los efectos más curiosos que echan por tierra las mediciones y cálculos simples que habitualmente se hacen, es que, aunque el viento se detenga y deje que interactuar con el proyectil en mitad de la trayectoria, éste seguirá derivando aun sin rozamiento con viento.

Al final, la cruda realidad del Campo Viento.

Experto Universitario

La balísitca del Sniper en la Universidad

Por favor, califica este post

 

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

El Campo Viento. La cruda realidad del Sniper

El Campo Viento. La cruda realidad del Sniper

Cuando se habla de viento en la posición, viento en la trayectoria y viento en el objetivo, se produce un acercamiento a la idea de Campo Viento; pero cuando se calcula la deriva teniendo en cuenta solamente el vector de la masa de aire que sopla en la posición de tiro, se está simplificando la realidad y no funcionará.

Viento, Lag Time y otros conceptos incómodos (Parte I)

Viento, Lag Time y otros conceptos incómodos (Parte I)

Viento, Lag Time y otros conceptos incómodos (Parte I)

Ray Ruiz

Instructor E3A

En la balística de Snipers es importante adecuar los procedimientos de cálculo de tiro a la eficiencia en las situaciones tácticas, ya que no existe tiempo material para empezar a calcular ni desengranar todos los conceptos físicos balísticos en torno a los proyectiles que se van a lanzar; sino que se deberán obtener soluciones balísticas mediante procedimientos sencillos y rápidos, pero que tengan una base teórica firme.

«…hacía puntería en el centro de masas y apretaba el disparador con tanta suavidad que hasta me sorprendía ver la bala salir.»

Chris Kyle

Sniper

«A menudo se cree que el viento empuja el proyectil y por ello éste se ve derivado hacia derecha o izquierda, pero no es así, es la rigidez de su eje longitudinal del proyectil el que hace que éste se “dirija” contra el viento.«

El reto consiste en crear tablas de tiro que plasmen toda la realidad balística, pero que sean de un uso rápido y sencillo, es decir, que cualquiera pueda usarlas aunque no tenga conocimientos de balística; y conseguir unos resultados aceptables. Y digo aceptables, ya que por muy bien hechas que estén las tablas, por muy sencillo que sea su uso, siempre, en el procedimiento de  colocación de un proyectil en un lugar determinado del mundo, existe una parte de interpretación,  basada en la experiencia, que no se puede plasmar en un papel; es lo que llamamos el trabajo con variables indeterminadas.

Existen variables determinadas e indeterminadas. Como su nombre indica, una variable determinada permite su cálculo cuando se es capaz de medir, es decir permite su determinación mediante las herramientas oportunas y posteriormente su compensación en la solución balística. Es el caso, por ejemplo, de la temperatura ambiental, que varía a lo largo del día, pero que una vez determinada para el momento dado, se puede establecer la medida en que afectará a la trayectoria del proyectil y por lo tanto compensar mediante la modificación del ángulo de tiro.

Las variables determinadas se pueden trabajar fácilmente siempre y cuando se hayan calculado y dominado las invariables del sistema, como el BC (Coeficiente balístico), la puesta a zero o la altura de miras. Mientras no se domine la base del sistema, nunca se podrán dominar las variables determinadas, es decir, aunque se conozca la temperatura ambiente o la presión atmosférica, a través de la mejor y más cara estación meteo, de nada servirá si no se conoce el BC sobre el que afectar el cambio de presión o temperatura ambiental.

La teoría de las variables indeterminadas se puede trabajar tan fácilmente como la de las variables determinadas, porque la matemática funciona igual a nivel teórico; pero a nivel práctico, es esa indeterminación la que introduce una dificultad suma. La variable indeterminada por excelencia, la que más afecta y la que encierra un trabajo más difícil en la práctica, es el viento.

La teoría de la desviación de los proyectiles por la acción del viento se puede aplicar fácilmente porque entendemos el valor como determinado. Medimos la desviación de los proyectiles a 1000 metros por la acción de un viento lateral de 10 km/h y obtenemos una deriva exacta.

Sin embargo la realidad no es así. No es posible encontrar un viento constante a lo largo de toda la distancia de tiro, sino que varía la intensidad y la dirección.

Por lo tanto, en la práctica, el viento es una variable indeterminada porque nunca se sabe exactamente la velocidad del mismo ni la dirección por donde viene.

Aquí el reto consiste en pasar de la física balística teórica a la práctica de la invisibilidad del viento en el mundo real. De conocer la teoría de la vectorización del rozamiento derivado de la guiñada del proyectil para estabilizarse en vuelo contra la acción del viento, pasar a la interpretación que el sexto sentido hace del viento dibujado en el imaginario.

Experto Universitario

La balísitca del Sniper en la Universidad

Para interpretar hay que conocer el funcionamiento del proyectil con el viento. A menudo se cree que el viento empuja el proyectil y por ello éste se ve derivado hacia derecha o izquierda, pero no es así, es la rigidez de su eje longitudinal del proyectil el que hace que éste se “dirija” contra el viento, creando un vector de rozamiento en el cuerpo y la base del proyectil, que es el responsable de la aceleración del proyectil en deriva. Es importante incidir en la palabra aceleración, ya que esta es la clave para disparos a larga distancia y entender el hecho de que aunque el viento cese, el proyectil seguirá derivando hasta que pierda la aceleración en deriva.

El viento no se calcula en una tabla, sino que se interpreta desde la tabla.

Por favor, califica este post

 

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

El Campo Viento. La cruda realidad del Sniper

El Campo Viento. La cruda realidad del Sniper

Cuando se habla de viento en la posición, viento en la trayectoria y viento en el objetivo, se produce un acercamiento a la idea de Campo Viento; pero cuando se calcula la deriva teniendo en cuenta solamente el vector de la masa de aire que sopla en la posición de tiro, se está simplificando la realidad y no funcionará.

Programación Neurolingüísitca para Snipers

Programación Neurolingüísitca para Snipers

Programación Neurolingüísitca para Snipers

Ray Ruiz

Instructor E3A

…la gente se aparta de la verdadera vía por desviaciones personales de su mente y por desviaciones individuales de su visión.

Miyamoto Mushashi

Autor de "El Libro de los 5 anillos"

El Sniper fundamenta el desempeño de sus funciones en varios pilares básicos sobre los que trabajará incansablemente en la búsqueda de la excelencia en la combinación de todos ellos. Estos pilares de trabajo no son nada por separado y lo son todo en conjunto, por lo que la habilidad para conjugarlos durante el entrenamiento será fundamental para alcanzar el estado final deseado.

La forma en que se conjuga el entrenamiento en cada una de las habilidades del Sniper depende de la eficiencia con la que se desarrollan.

La técnica de tiro es una de esas habilidades o pilares fundamentales en las que el tirador profesional dedicará, continuamente, el tiempo necesario para alcanzar la eliminación de los errores humanos que dan al traste con la predicción de la balística exterior del proyectil.

De nada sirve conocer perfectamente el comportamiento del proyectil, si no se consigue la consistencia en la repetición correcta de la técnica de tiro; y viceversa, de nada sirven los agrupamientos perfectos a 100 metros, si luego no se comparan los coeficientes de rozamiento correctamente1.

El cuerpo, la mente y el espíritu:

La técnica de tiro encierra diferentes tipos de habilidades: las físicas, las técnicas y las que se encuentran en el Vacío2.

Entre las habilidades físicas se encuentran, entre otras, la adopción de la posición de tiro, el empuñamiento o la potencia física; todas estas exigen un trabajo con el cuerpo de tirador.

En las habilidades técnicas se encuentran los conocimientos que el tirador tenga sobre los elementos de puntería y el cálculo balístico si fuera necesario emplearlo; estas demandan horas de estudio y lectura.

Las habilidades que caen hasta el Vacío son el control del disparador, el seguimiento, el posicionamiento espacial y la actitud positiva; que requieren de un espíritu fuerte para trabajarlas.

Si un hombre tala árboles con la misma sierra, sin descansar para “afilar la herramienta”, acabará empleando demasiado tiempo para talar un árbol. Si el mismo hombre descansa para “afilar la sierra” empleará menos tiempo para talar ese árbol.

A veces “los árboles no dejan ver el bosque”, es necesario descansar, meditar sobre la inmensidad del trabajo restante, “afilar la sierra”3 y continuar.

– ¿Cómo llegas al otro lado del bosque?

– De la misma manera que te comes un elefante. Cachito a cachito. Árbol tras árbol.

La puesta en práctica y entrenamiento de las habilidades de la técnica de tiro llevan al tirador por un proceso de esfuerzo físico y psíquico, repleto de sudor, percepciones sensoriales, diálogo interior, pensamientos intrusivos y respuestas emocionales.

"...las personas utilizan el lenguaje para ordenar ideas, motivarse positivamente o crear barreras en su interior; todo mediante el diálogo interior, porque, te guste o no, ahí dentro hay más de una persona.."

Aprendiendo a aprender:

El proceso de aprendizaje del ser humano es complejo, porque el ser humano en sí lo es; conocer los procesos interiores por los que pasa el profesional del fusil de precisión es fundamental si se quiere desarrollar un programa formativo adecuado y eficiente, que contenga no solo técnicas de entrenamiento físico y técnico, sino también técnicas de control y desarrollo de los procesos subyacentes durante el aprendizaje.

El ser humano desarrolla su proceso de aprendizaje a través de sus sentidos, en combinación con el filtro impuesto por el devenir de sus experiencias y formación anterior, de tal forma que no todo el mundo adquiere la misma información, aunque escuchen, vean y sientan lo mismo; así, la visión que se tiene del mundo es diferente para cada persona y al mismo tiempo nadie percibe la realidad tal y como es.

Es quizás por esto que, algunas personas son capaces de adquirir conocimientos y habilidades mediante unos pocos ensayos y errores, y otras necesitan comprender la explicación de la habilidad a aprender; existen personas visuales que imitan perfectamente las acciones del instructor y otras que necesitan comprender mediante la palabra; al mismo tiempo, todas necesitan encontrar el estado de quietud de la mente en la acción no plenamente consciente sobre el disparador y sentir el retroceso armonizado del fusil, para avanzar en los diferentes estadios de aprendizaje.

La Programación Neurolingüística (PNL) ayuda a conocer todos estos procesos, las diferentes maneras que tienen las personas para recoger información del mundo exterior y transformarla en un estado interno que condicionará su respuesta conductual; así como técnicas que pueden ayudar a cambiar hábitos negativos en el aprendizaje o inseguridades derivadas de experiencias negativas o “verdades universales”.

La PNL es “el arte y la ciencia de la excelencia personal”4 que mediante el proceso de modelado ayuda a conseguir una aceleración en el aprendizaje, un mejor desarrollo personal y una comunicación más efectiva; un conjunto de técnicas que reorganizan la experiencia del ser humano, permitiéndole trazar nuevos mapas de la realidad, alejados de los “mitos y leyendas” preestablecidos, en ocasiones, a modo de prejuicios.

Programación: conocer como se estructuran los pensamientos, emociones y comportamientos para poder desarrollar una programación deseada.

Neuro: el cerebro toma contacto con el mundo a través de procesos y sistemas sensoriales; “el ser humano necesita ver para creer, el cerebro necesita crear para ver”5

Lingüística: las personas utilizan el lenguaje para ordenar ideas, motivarse positivamente o crear barreras en su interior; todo mediante el diálogo interior, porque, te guste o no, ahí dentro hay más de una persona.

Con un objetivo en mente:

Para encontrar el objetivo en mente se debe comenzar por describir el estado presente y el estado deseado a alcanzar, de manera que lo que queda por el camino es el objetivo dividido en fases subsecuentes a modo de incrementalismo lógico; cada una de estas fases puede requerir técnicas de aprendizaje diferentes.

El tirador principiante (o no tan principiante) debe pasar de un estado presente en el que no siempre lograr agrupar sus disparos, a un estado deseado en el que la consistencia es algo habitual para él. Desgranado el objetivo, se encuentra con varias áreas sobre las que trabajar: la parte consciente de la técnica de tiro, la parte no plenamente consciente y la conciencia de sí mismo en el mundo6.

Puesto que el cerebro solo puede revivir una solo imagen al mismo tiempo, la dificultad de la técnica de tiro radica en conjugar la conciencia situacional, el ritual de las acciones conscientes y la decisión de la acción no plenamente consciente sobre el disparador; ¿cómo se puede tomar la decisión de accionar el disparador en el momento concreto, manteniendo focalizado el cerebro en la parada y el espacio que ocupa el tirador en el mundo?; ¿cómo se educa al cerebro a trabajar en el conjunto de tres aspectos, si solo puede revivir con claridad una sola imagen al mismo tiempo?

Experto Universitario OIS

Armas largas, sniper y balística

El ser humano es rico en estímulos y recuerdos que pueden ser anclados de manera asociativa, de manera que se programe el cerebro a realizar todas estas acciones en un estado psicológico que elimine el diálogo interior negativo y los pensamientos intrusivos.

Si el diálogo interior consiste en frases construidas en sentido negativo o invaden pensamientos intrusivos de miedo al fracaso, el cerebro se concentrará en la imagen de ese diálogo o pensamiento y se alejará de lo pretendido, causando deficiencias en la técnica de tiro.

La visualización de los resultados positivos del trabajo duro, la observación desde el estado disociado de sí mismo y el anclaje al estado psicológico adecuado en el momento de la parada y control del disparador, crean las condiciones ideales para la plasticidad cerebral, alejando al ser humano del miedo y del rencor, creando las mejores condiciones para el aprendizaje.

Así mismo, el diálogo interior negativo impide avanzar hacia los objetivos, debido a que el subconsciente no lo percibe como excusas, sino como una realidad inamovible; así, frases como “yo no soy un buen tirador”, “a mi nunca se me ha dado bien agrupar el tiro” o “a mi se me da mejor el tiro de combate que el de precisión”, simplemente son excusas “ficticias” para no admitir los errores propios que impiden el esfuerzo en la búsqueda de la solución; que además, introducen unas creencias “reales” y muy difíciles de superar en el cerebro del tirador.

“Todos los dioses, todos los cielos, todos los los infiernos, están en tu interior“

Joseph Campbell

1 La comparación de los coeficientes de rozamiento da lugar al coeficiente de forma, dato indispensable para desarrollar el coeficiente balístico.

2 Para lograr hacer funcionar el fusil de precisión no se necesitan grandes cantidades de munición; se necesita gran cantidad de meditación.

3 “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”. Stephen Covey.

4 O´Connor y Seymour (1992)

5 Eduard Punset

6Secrets of the mental marksmanship”. Linda Miller y Keith Cunningham.

Por favor, califica este post

 

3ª Fase Presencial Experto Universitario OIS 2018

3ª Fase Presencial Experto Universitario OIS 2018

13

Mayo, 2018

Noticias E3A

Los pasados días 12 y 13 de mayo de 2018 profesores de E3A han impartido el tercer módulo práctico del curso de postgrado de Experto Universitario en Operaciones Internacionales de Seguridad titulado por la Universidad a Distancia de Madrid UDIMA

Ángel guardián. #sniper #soldado #policia #spanisharmy #usecic #tirador

Una publicación compartida de Escuela de las 3 Armas (@escuela3armas) el

Para la realización del módulo se estructuran las clases en tres fases:

– Fase a distancia: a través de la plataforma online que la UDIMA pone a disposición de sus alumnos, adquieren los conocimientos teóricos en los aspectos legales del uso de armas de fuego por encima del umbral del disparo así como el cumplimento de las normativas y reglas de enfrentamiento en zonas operacionales.

– Fase teórico-práctica: los alumnos conocen las directrices del “Patrón de Respuesta Condicionada” en lo relativo al uso de armas de fuego, así como su implementación práctica de una metodología de trabajo dentro de sus plantillas.

– Fase práctica: Los alumnos desarrollan las habilidades necesarias  en las manipulaciones seguras, eficientes y detallistas con fusil de entrenamiento. Formación física funcional para mejorar las habilidades en el uso de armas. Escenarios  Force on Force” (ejercicios de duelo), mediante el empleo de fusiles se simulación para el uso de fuerza letal. Así mismo adquieren las competencias necesarias en técnicas defensivas e intervención portando fusil.

Entre los trabajos a desarrollar una vez finalizadas las prácticas se incluye una planificación de sesiones a realizar, ajustando las mismas, a las posibilidades que las diferentes plantillas ofrecen a sus profesionales en horas de formación.

«Escenarios Force on Force” (ejercicios de duelo), mediante el empleo de fusiles se simulación para el uso de fuerza letal.«

Para ello de forma individualizada cada alumno:

– Valora la capacidad de superación personal.

– Crea unos procedimientos para el entrenamiento realista, utilizando los todos los recurso de los que pueda disponer.

– Cuidado y seguridad del compañero en el entrenamiento.

– Capacidad de desarrollar  una programación anual y sesiones de entrenamiento.

Desde Escuela de las 3 Armas, queremos agradecer a la UDIMA, el esfuerzo que realiza por estar en la vanguardia de la formación de calidad. Este postgrado proporciona a los profesionales una oportunidad única de recibir formación integral, sin fisuras, que contemple todas aquellas materias necesarias para el desarrollo de sus competencias y habilidades, avalando con una titulación de rango universitario.

Tiro con arco

Experto Universitario

Trabaja todos estos aspectos en nuestro curso postgrado universitario.

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

El Campo Viento. La cruda realidad del Sniper

El Campo Viento. La cruda realidad del Sniper

Cuando se habla de viento en la posición, viento en la trayectoria y viento en el objetivo, se produce un acercamiento a la idea de Campo Viento; pero cuando se calcula la deriva teniendo en cuenta solamente el vector de la masa de aire que sopla en la posición de tiro, se está simplificando la realidad y no funcionará.

Curso Steyr Precision Rifle

Curso Steyr Precision Rifle

19

Marzo, 2018

Noticias E3A

Acompañamos a nuestro Miembro de Honor, Eduardo Abril de Fontcuberta, en el curso SPR-I (Stey Precision Rifle Nivel I) para varias Unidades del Ejército de Tierra y Guardia Civil.

Tiro con arco

«El tirador de precisión es el combatiente más rentable sobre el campo de batalla. Tiene un conocimiento y habilidad únicos en el manejo de sus armas y de la balística de las municiones que empleará con sus fusiles de precisión. Posee una excelente conciencia situacional táctica que empleará en el beneficio de la unidad para la obtención de información, neutralización de objetivos de alto valor y el apoyo a la dirección de fuegos de apoyo. Es capaz de alcanzar sus objetivos gracias a su capacidad física, psíquica y meta-cognitiva».

Si se tiene en cuenta esta definición, se comprenderá que es importante dedicar el tiempo adecuado a la formación de los Tiradores de Precisión de las Unidades. En este sentido, la calidad de la formación juega un papel fundamental en los objetivos que se consigan.

Tiro con arco

«Steyr Arms» es uno de los mejores fabricantes de fusiles de precisión del mundo, ofreciendo actualmente los mejores resultados en precisión y consistencia de sus armas. De la misma manera, a través de «Steyr Training Academy», se pueden aprender desde los fundamentos básicos del tiro hasta los conceptos balísticos más complejos, mediante una aplicación táctica.

A través de este primer nivel de curso formativo, se ha formado al personal que posteriormente instruirán a los Tiradores de Precisión de sus respectivas Unidades, en los fundamentos básicos del tiro, haciendo especial hincapié en el acto integrado del tiro y la eliminación de errores y vicios que pueden llevar a confusión cuando los disparos se trasladan a largas distancias.

«Tiene un conocimiento y habilidad únicos en el manejo de sus armas y de la balística de las municiones que empleará con sus fusiles de precisión.«

Es tan importante para el Tirador la instrucción en el acto integrado del tiro, como en la balística exterior de sus municiones. El profesional que desee transitar por El Camino del Tirador de Precisión, debe estar preparado para emplear grandes cantidades de tiempo en el estudio de los coeficientes de forma, las velocidades y las curvas balísticas; así como para meditar en la consistencia de su técnica de tiro.

Esto le servirá para comprender que todos los pilares sobre los que se sustenta su adiestramiento son importantes.

Durante una intensiva semana se ha completado la formación de 50 horas de instrucción que permite asentar los cimientos para las 5000 horas de refinamiento, que todavía cada uno de los alumnos tiene por delante.

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

El Campo Viento. La cruda realidad del Sniper

El Campo Viento. La cruda realidad del Sniper

Cuando se habla de viento en la posición, viento en la trayectoria y viento en el objetivo, se produce un acercamiento a la idea de Campo Viento; pero cuando se calcula la deriva teniendo en cuenta solamente el vector de la masa de aire que sopla en la posición de tiro, se está simplificando la realidad y no funcionará.

Pin It on Pinterest