Extracto sobre Grupos Terroristas de Etiología Yihadista en Afganistán

Sep 11, 2021 | ISR | 0 Comentarios

Autor: Jordi Escofet

Analista en terrorismo de Etiología Yihadista.

Colaborador de CISEG

Colaborador: David Garriga

Criminólogo.

Analista en terrorismo de Etiología Yihadista. Presidente de CISEG

Este año se celebra el veinte aniversario de los atentados del 11-S en Estados Unidos perpetrados por el grupo terrorista Al Qaeda (AQ). A partir de entonces han sido varios los países que han tenido que luchar contra esta lacra del terrorismo de etiología yihadista. La administración de George W. Bush, lanzó un mes después del atentado la campaña denominada “Guerra contra el Terrorismo” dirigida a derrotar a los grupos considerados terroristas y controlar a los países que apoyaban, de una manera u otra, este terrorismo en el entorno internacional. A estos países que se consideraban “cómplices” de estos grupos terroristas se les etiquetó dentro de un listado conocido como el “eje del mal” formado en un principio por Iraq, Irán y Corea del Norte hasta ir incrementándose hasta el día de hoy.

«Conoce al adversario y sobre todo conócete a ti mismo y serás invencible.«

Sun Tzu

General, estratega militar y filósofo de la antigua China

«…el Talibán acabará de conquistar el valle del Panjshir para poder decir que gobierna sobre todo el territorio y posiblemente intentará expandir sus tentáculos usando la diplomacia tribal…»

Esta campaña dio la oportunidad de iniciar una guerra contra Afganistán con el pretexto de que el país, con la complicidad de los talibán que mantenía por aquel entonces el poder en el país, escondían al autor ideológico de estos atentados, Osama Bin Laden. Bajo el nombre de “Libertad duradera”, Estados Unidos apoyados por los ejércitos de Gran Bretaña comenzaron a atacar a los talibán consiguiendo su retirada pocas semanas después y creándose una administración de transición para el país. Aunque la rendición de los talibán se produjo rápidamente, los lideres de grupos terroristas de etiología yihadista como Al Qaeda seguían resistiendo escondidos en las montañas de Afganistán.

Todo y esa resistencia, los movimientos yihadistas en Afganistán no son nada nuevo. En el año 1969 un grupo de jóvenes estudiantes de la facultad de Kabul fundaron el Partido Islámico de Afganistán (Hezb-e-Islami Afghanistan), como alternativa islamista contra los movimientos marxistas que imperaban en la universidad y que calaban en las nuevas juventudes afganas (1).

Estos movimientos seculares se encontraban localizados en la universidad hasta que Gulbuddin Hekmatyar aglutinó a sus antiguos miembros y compañeros, que desde un inicio y en muchos de los casos desde la clandestinidad y el exilio, se reorganizaron para que en el año 1975 se fundara oficialmente el grupo HEZB-E-ISLAMI, que era un partido islamista, basado en la estructura e ideología de los Hermanos Musulmanes y de corte anticomunista y anti marxista.

Dentro de su estructura había dos ramas muy separadas, la política y la paramilitar con un esfuerzo principal: la lucha contra la injerencia occidental para hacer frente a las nuevas amenazas que se vislumbraban en el horizonte, una de ellas, para cambiar el gobierno actual por uno basado por la ley islámica, la Sharía (2).

Durante el año 1979, un lugarteniente de Gulbuddin, Mulavi Younas JALIS decide hacer la Yihad por su cuenta y crea una escisión llamada HEZB-E-ISLAM JALIS, siendo su zona de acción la misma que el grupo original, el este de Afganistán y mas en concreto la zona de Nangarhar, Kunar y las áreas tribales fronterizas.

Después de esta escisión, el grupo original que se denominaba HEZB-E-ISLAM pasó a denominarse HEZB-E-ISLAM GULBUDDIN en honor a su creador, y HEZB-E-ISLAM JALIS adoptando el nombre del lugarteniente que se había decidido emprender su propio objetivo, que no sería otro que expandir la Yihad por sus áreas de influencia e interés, llegando a formar parte de los “siete de Peshawar”, en donde uno de sus comandantes muyahidin era un desconocido Jalaluddin Haqqani, señor de la guerra contra el invasor soviético.

Inicialmente la RED HAQQANI era una organización militante islamista suní que durante los años 80 estuvo muy presente en la creación de Al Qaeda, prestando apoyo intelectual y material, incluso siendo reconocido como un miembro de suma importancia para la organización, ya que en la década de los 80 el ejército Muyahidin de Haqqani reclutó a combatientes extranjeros, entre ellos se dice que un gran patrocinador fue Osama Bin Laden. Éste quedó impregnado por la gran capacidad militar de Haqqani, siendo este último quien estuvo siempre presente en toda necesidad de AQ para poder seguir adelante con su objetivo de YIHAD GLOBAL, acción que Haqqani no compartía debido a que estaba más volcado en una influencia local sobre Afganistán. Con la victoria de los Talibán, juró lealtad en el año 1995 y hasta la fecha es un gran apoyo logístico-financiero para la organización terrorista, ocupando puestos de relevancia política.

En 2012 la RED HAQQANI fue incluida en las Organizaciones definidas como terroristas por Estados Unidos y en el 2015 hizo lo mismo el Gobierno de Pakistán. Actualmente, su líder es Sarajuddín Haqqani y en 2015 su alianza con los Talibán fue mucho más férrea y su actividad terrorista se endureció, siendo considerada como el grupo terrorista mas letal y con los medios más punteros (3) con los que han tenido que combatir las tropas de la coalición, llevando el uso de los ataques complejos como una señal de identidad. Estos dos grupos terroristas empezaron sus operaciones de una forma muy aislada, luchando por sus zonas de interés sin tener una influencia mayor fuera de ellas. Individualmente eran fuertes pero debido a la diferencia de tribus y etnias, no acababan de cuajar ese aglutinamiento para conseguir el Emirato afgano.

A principios de la década de los 90, apareció el movimiento Talibán, un movimiento político religioso y organización militar islamista de corte deobandi complementada por la escuela Hanafi, pro pastún y su primer y más carismático líder fue el Mullah Mohammed

Omar. Estaba formada inicialmente por granjeros locales y estudiantes de las madrasas afganas y paquistaníes. Desde el año 1994, la presencia Talibán fue expandiéndose desde el sur y conquistando las provincias que encontraba a su paso, siendo su auge y llegando al poder a partir del 1996 después de la toma de Kabul, cuando se instauró el Emirato Islámico de Afganistán, hasta el 2001. Momento en el que la coalición internacional liderada por el ejercito de Estados Unidos invadió el país para realizar la lucha contra el terror, donde AQ y los Talibán estaban en el foco de acción debido al ataque sufrido por Osama Bin Laden en el fatídico 11 de septiembre de 2001. Después de la muerte del Mulá Omar en 2013, se elevó al rango de líder a su segundo al mando, el Mulá Akhtar Mohammed Mansur, segundo líder Talibán de la organización y que actualmente ejerce el poder y es el artífice de las negociaciones de Doha. Considerados como la organización terrorista más activa y mortal han llevado a cabo todo tipos de ataques contra la coalición internacional y el gobierno afgano, acercando la guerra de guerrilla y el combate asimétrico y la guerra en la zona gris como un hecho diario magnificando su alcance y profundidad.

En el año 2007, durante esa hegemonía Talibán, Baitullah Mehsud hizo apariencia con su nuevo grupo terrorista, los TEHRIK-E-TALIBAN PAKISTAN (TTP) o los comúnmente llamados Talibanes de Pakistán. Este grupo nació para combatir la presencia del régimen paquistaní que ocupaba las áreas tribales para implementar la Sharía y expulsar las tropas de la coalición internacional. Para ello, no han dudado en mantener un alto nivel de contacto con AQ y los Talibán, usando a la RED HAQQANI para obtener fondos (4) en Afganistán y Pakistán. Actualmente, el grupo lo lidera Noor Wali Mehsud, el cual, tuvo reuniones de contacto inicial con IS-KP y llegó a expandir su brazo armado hasta la guerra Siria.

Todos estos grupos terroristas han tenido un aliado común, este aliado ha sido Al Qaeda, que con su ambición transnacional ha sabido aprovechar desde sus inicios, a mediados de la década de los años 80 y bajo el mando de Osama Bin Laden, la experiencia en combate de los lideres insurgentes para formar a los nuevos terroristas en los campos de entrenamiento Talibán. Por ello, desde un joven Mullah Omar, Haqqani hasta los lideres actuales, han sabido rendir pleitesía de una manera menos pomposa para así evitar estar dentro de los radares de los servicios de inteligencia occidentales y poder mantenerse activos, aunque a veces con perfil bajo, para poder sobrevivir y saber esperar el momento. Por ello, la aparición de Daesh en 2014, como escisión radical de AQ le dio un balón de oxigeno y pudo mantenerse alejado del foco de interés hasta que el Califato cayó y la mirada del Califa fue hacia las tierras afganas, donde la población y la situación les era aparentemente favorable. En el año 2015, antiguos miembros de TTP entre los cuales se encontraban antiguos comandantes como Hafiz Saeed Khan juraron lealtad al Daesh y conformaron en el Khorasan una nueva franquicia terrorista que fue denominada IS-KP (Islamic State in Khorasan Province). Para ello se alinearon con grupos más pequeños como: Lashkar-e-Jhangui al-Alani, Lashkar-e-Islam y Jamat-ul-Ahrar. Se estima que su presencia no es mayor de 3500 combatientes y que estos se concentran en los distritos periféricos de Kabul y de la frontera este con Pakistán.

Desde los pactos de Doha, el IS-KP se ha mantenido en perfil bajo y a la espera de acontecimientos favorables ya que dentro de su idea de expansión del Califato en Afganistán chocan contra la población local. Por este motivo quieren mantener un corredor abierto en el este de Afganistán para poder proveerse de militantes del sureste asiático donde las filiales de Daesh siguen activas además de explotar la radicalización y reclutamiento online para enfocarlo a una nueva de generación de terroristas más jóvenes. Desde 2015 hasta 2021, el IS-KP ha perdido seis líderes y más de 500 mandos intermedios (5), siendo su líder actual un iraquí llamado Shahab Al-Muhajir, un reconocido experto en la guerra de guerrilla en el entorno urbano y detrás de los ataques más letales del grupo terrorista. Como se puede observar, sobre el joven grupo terrorista se ha aplicado mucha presión militar y terrorista para evitar que este actor se instalara en la zona, siendo Daesh un grupo terrorista poco tolerado por la población afgana y los Talibán. Además, AQ ha ayudado a que la facción de IS-KP tenga muchos problemas para tener una presencia tranquila en la zona ya que luchan por conceptos distintos, unos enfocados en la Yihad Global de los “verdaderos musulmanes” (IS-KP) y el resto en una Yihad “local” dentro del escenario afgano y de la creación del Emirato afgano contra la del Califato afgano.

Conclusión

El aglutinador inicial de todo el entramado terrorista en el escenario afgano fue AQ hasta que el poder y la influencia Talibán, gracias a su identidad territorial y no globalista, permitió que la balanza se decantara hacia ellos, otorgándoles el primer gobierno Talibán (1996-2001), convirtiéndose, después de la caída por la invasión de las tropas de la coalición internacional, en insurgencia.

Una insurgencia que durante 20 años ha sido la que ha llevado el peso del terrorismo sobre suelo afgano, atacando sin cuartel a cuantas tropas de la coalición, miembros del ANA y ANP, funcionarios estatales y todo lo que estuviera bajo el paraguas occidental. Por ello, esa hegemonía se había convertido en una excelente maquina de guerra y sobretodo, un detalle que posiblemente hubiera pasado desapercibido, la red de inteligencia Talibán no tenía ni tiene apenas nada que envidiar a una de cualquier potencia occidental.

Por ello, y sobretodo desde que se ha firmado el tratado de Doha, su maquinaria diplomática de perfil bajo ha estado trabajando en todos los sectores de la administración afgana; desde la alta clase política, pasando por los ancianos señores de la guerra y llegando hasta el último soldado del ANA. Sabiendo que esta situación les era favorable, realizaron una operación militar digna de estudio en las academias militares retomando el control del país en menos de 15 días emulando a las conocidas Blitzkrieg (guerra relámpago) tan famosas.

El único contratiempo que les puede aparecer para llegar a implantar un Emirato “tranquilo” es la presencia de IS-KP, entonces se podría observar una hipérbole, ya que los insurgentes Talibán, ahora en un gobierno “legitimo”, tendrían que luchar contra la insurgencia de IS-KP. Es posible, que alguna que otra potencia cercana se encargue de hacer el trabajo sucio al Talibán y acabará atacando a IS-KP desde todos los frentes posibles aplicando las tácticas de las fuerzas especiales occidentales junto con el apoyo aéreo, tan necesario y eficaz en ese escenario.


Como acciones a medio plazo, el Talibán acabará de conquistar el valle del Panjshir para poder decir que gobierna sobre todo el territorio y posiblemente intentará expandir sus tentáculos usando la diplomacia tribal en Pakistán e India, donde el movimiento deobandi está bastante presente y ocupa un lugar destacado. Por ello, cabe esperar que el terrorismo de etiología yihadista sea persistente en la zona, teniendo como hito la desestabilización de alguna potencia fronteriza. Es muy probable que lo ocurrido en Afganistán se traslade al Sahel y AQ sepa aprovechar lo ocurrido y sobretodo lo aprendido para diseñar un terrorismo mucho más local, para ganarse aún más a la población y a la larga pueda ser adaptado o solapado al transnacional.

Para finalizar, y como reflexión personal de alguien que ha pisado ese escenario tan particular, solo puedo decir que se debe examinar el concepto de instrucción o mentorización a sociedades y ejércitos que no se encuentran dentro de nuestra forma de pensar y entender la guerra moderna. Lo ocurrido en Afganistán ha sido esa chispa que nos debe hacer rediseñar ese concepto para adaptarlo a lo que necesita cada país o cada zona en la que se quiere mentorizar.

Por favor, califica este post

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS DE ESCUELA DE LAS 3 ARMAS

Finalidades: Responder a sus comentarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos:  Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en rayfkow68@hotmail.com. Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de Privacidad.

 

Suscríbete

Más Artículos y Noticias