Distancia de uso de escopeta (parte I): Municiones

Sep 20, 2020 | Tiro defensivo | 0 Comentarios

Arturo Mariscal

Socio colaborador

He tenido recientemente alguna consulta relativa al manejo “táctico” (el término de moda) de la escopeta y después de dar varias respuestas a cada cual más variada me he decidido a redactar esta nota básica con mis impresiones relativas a la munición, los elementos de puntería habituales y la distancia de puesta a cero de los mismos cuando sea posible hacer esta. Los conocimientos básicos, ya vendrán otros más prácticos.

Siempre digo que la escopeta es una gran desconocida, con sus limitaciones por capacidad de carga y tipos de municiones y que se porta fundamentalmente, como ejemplos, como medio lanzador (antidisturbios), medio intimidador (visualmente hablando), medio para abrir puertas (aun cuando dispongamos de medios más idóneos), etc. A mí me gusta definirla defensivamente como un “arma de zona” por la superficie que llega a cubrir con sus impactos, la cual empleando la munición adecuada permite obtener diversos efectos.

Básicamente podríamos emplear con motivos defensivos cualquier tipo de escopeta (como cualquier tipo de arma), pero debemos destacar por sus prestaciones dos tipos en concreto: las repetidoras de corredera y las semiautomáticas.

«Los guerreros no se jubilan nunca»

Mario Andrade

Poeta, novelista, ensayista

«Un cartucho de escopeta se compone de 6 componentes: vaina, culote, pistón, pólvora, taco separador y proyectil (o proyectiles)«

Las escopetas de corredera necesitan alimentarse después de cada disparo actuando sobre el guardamanos, tirando de él hacia el tirador de modo que se expulsa la vaina del cartucho disparado y se introduce uno nuevo en la recámara. Comparativamente con el otro tipo de escopeta recomendable (semiautomática) la secuencia de disparo es algo más lenta pero tiene la ventaja de asegurar el ciclo de funcionamiento incluso con cartuchos de carga muy ligera y ante determinadas interrupciones.

Las escopetas semiautomáticas emplean parte de la fuerza generada por el disparo para expulsar la vaina vacía e introducir un nuevo cartucho en la recámara automáticamente tras cada disparo, quedando lista para volver a disparar sin que el tirador intervenga. Normalmente este ciclo lo suelen hacer empleando la inercia, el gas de la combustión (lo habitual), el retroceso del cañón, etc.

Por lo general este tipo de armas poseen algo menos retroceso que una escopeta de corredera y también una mayor cadencia de fuego, pero tiene la desventaja de ser más sensibles en cuanto a la carga del cartucho, no siendo recomendable en algunas de ellas utilizar cartuchos con cargas livianas (24 g., por ejemplo) ya que pueden dar fallos de automatismo.

Munición:

Partimos del hecho de que existen diversos calibres de escopeta (410, 12, 16, 20, etc.), aunque el cartucho más común, y hacia el cual va a ir orientado este apartado, es el denominado del 12, calibre 12 o galga 12. El significado del número con el que se denomina al cartucho viene dado por el antiguo sistema de medida consistente en ver cuántas bolas de un determinado diámetro se podían hacer con una libra inglesa de plomo. Vamos, que galga 12 quiere decir que con una libra inglesa de plomo se pueden hacer 12 bolas de 20,2 mm de diámetro.

Un cartucho de escopeta se compone de 6 componentes: vaina, culote, pistón, pólvora, taco separador y proyectil (o proyectiles).

La vaina es la envuelta exterior que contiene los componentes interiores, normalmente es de un plástico denso (polietileno) y puede presentar diversos tipos de cierre superior: en estrella, doblez en el extremo de la vaina, tapa plástica, etc.

El culote es la pieza metálica (hay cartuchos con vaina enteramente plástica) situada en el extremo del cartucho y que aloja el pistón y refuerza el cartucho donde se produce la combustión de la pólvora. Los tamaños típicos de los diversos culotes son: 10 mm, 12 mm, 16 mm, y 25 mm.

El pistón o fulminante es el encargado de encender la pólvora al ser golpeado por la aguja percutora. La pólvora es el propulsor fundamental de la carga mediante los gases que se producen con su deflagración.

El taco separador es una pieza de plástico, cartón, corcho o fieltro con una triple función: aprovechar al máximo la presión ejercida por los gases sellando perfectamente el cañón, acompañar la carga durante su recorrido por el cañón evitando su deformación y evitar daños a la carga al quemarse la pólvora propelente. Se divide en tres partes: vaso contenedor (donde van la carga), muelle o amortiguación (unión entre el vaso y la cazoleta) y la cazoleta que contacta con la pólvora.

La carga son los proyectiles que dispara la escopeta: perdigón, postas, balas, etc.

Dentro de un mismo calibre los cartuchos van numerados con, digamos así, 3 grupos de números: uno indica el tamaño del proyectil que lleva, otro la cantidad en gramos de plomo que carga, y el último indica el calibre y tamaño de la recámara para la que sirve.

Así, para el calibre que nos interesa, un cartucho de perdigones marcado como 12/70 34 g y nº 8 quiere decir que se trata de un cartucho del calibre 12, para una recámara de 70 mm y que carga 34 gramos de perdigones del 8 (perdigones de 2’25 mm de diámetro).

Obviamente, con fines defensivos a muy corta distancia pueden ser empleados este tipo de cartuchos (perdigones) pero tienen una lesividad y capacidad de penetración muy limitada, por lo que preferiremos las opciones más contundentes: postas y balas, ya que son las que producirán la incapacitación del agresor en menos tiempo.

Debemos definir la capacidad o el poder de incapacitación, por ejemplo como las condiciones en las que situamos al agresor desde las cuales no puede continuar siendo una amenaza para nosotros.

Por favor, califica este post

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

Formación online en E3A

Formación online en E3A

En Escuela de las 3 Armas siempre hemos combinado la formación online y presencial dentro de las acciones formativas, pero en este periodo de incertidumbre, hemos decidido apostar por la formación online.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Compártelo

Si te ha gustado, comparte con tus amigos...

Shares