Force on Force. Medicina contra EGOS (parte I)

Force on Force. Medicina contra EGOS (parte I)

Jose Angel Soguero

Socio colaborador

INTRODUCCIÓN:

El movimiento en vida, a estas alturas todos o casi todos lo sabemos, lo mismo que sabemos es preciso el entrenamiento para alcanzar ciertas dosis de conocimiento y acercarnos al concepto de perfección, de maestría.  El problema sobreviene cuando el “Ego” nos supera, y se hace dueño de nuestra toma de decisiones.  Entonces es cuando sin quererlo estamos enterrando conscientemente nuestras capacidades de crecimiento, nuestras capacidades de mejorar nuestras aptitudes, y resumiendo, nos estamos atascando en el más absoluto de lo obsoleto.

«Los guerreros no se jubilan nunca»

Mario Andrade

Poeta, novelista, ensayista

«Y lamentablemente se equivocan y equivocan al respetable público, el arma que hay que perfeccionar es la mente, y los medios a usar, son válidos cualquiera hasta los cuchillos de postre desechables.«

Recuerdo un taller de tiro con pistola, en el que usando el desglose famoso de presentación del estereotipo de usuario de las armas de fuego, aludía al inconscientemente incompetente, y al conscientemente incompetente.  Uno de los alumnos al final del resumen de esa interesante disección del perfil del operador con armas, me dijo que él se encontraba en el nivel Inconscientemente competente, vamos, maestría en el uso de las armas de fuego.

No hizo falta mucho para descubrir en que adolecía… en humildad y obviamente en conocimiento.  Tenía dificultades para desenfundar, y tenía dificultades para resolver ejercicios en los que había que combinar capacidad de resolución cognitiva y ejercicios de tiro en sí.  Y obviamente cuando le indiqué de forma sutil y educada, que no lo veía muy “fino” y tal vez fuera por el día, el ambiente o incluso por mi forma de dirigir el ejercicio, su respuesta fue “que no se quería esforzar más porque el nivel de sus compañeros era muy bajo”.

El nivel bajo de sus compañeros…., era discutible, había personal de unidades de intervención de la policía nacional, había miembros de diversas unidades de policía autonómica, de guardia civil, y de unidades de respuesta de protección ciudadana de policías locales.  Y el que menos de ellos atesoraba años de experiencia en el asunto de templar nervios y afinar uso de las armas.  El susodicho inconsciente competente, no volvió al día siguiente aludiendo que se había puesto enfermo…

Rara vez este tipo de perfil de personas cree o considera que debe reciclarse, que debe entrenar o que debe modificar hábitos o técnicas, protocolos, materiales y medios de apoyo a su labor.  Sencillamente porque creen que una vez que terminaron “el período académico” ya es suficiente para afrontar una vida de más de 35 años de servicio…

Y podríamos hablar de los que en su doctorado ya se consideran expertos en todo, hasta en formación en educación física, en asistencia sanitaria, en artes marciales y defensa personal, y así hasta un sinfín de disciplinas que completan el perfil de todo un guerrero de carpeta y libro de alumno.

Y por más que les diga uno, “hay que reciclarse, hay que modernizar conceptos, hay que entrenar y hay que leer, estudiar y practicar…”, la respuesta es siempre la misma, “yo ya…. Estoy capacitado para eso y para más, y no me hace falta entrenar y aprender porque yo soy…. Tal o cual y tengo hecho este curso, este otro, este otro, mi tiempo de academia, y bla bla bla…”.  Y cuando le aludes que las cosas que hace 20 años estaban en línea ahora puede que estén desordenadas, te miran con desprecio e incluso con indiferencia.

Bueno y tras la introducción que considero reveladora y que seguramente a muchos les habrá traído a la cabeza a personajes que conocen o con los que tratan o han tratado, podemos seguir hablando de la necesidad de reciclaje, de avanzar, de moverse.

Cuando hace ya unos años comencé a trabajar con el concepto globalizador del Force on Force, siempre me planteaba el hecho de encontrar un medio que me permitiera aglutinar la fórmula mágica de poder combinar la amalgama de conocimientos para darles salida en un mismo concepto, y al final, sin querer entendí que el principio y el final de esa necesidad retórica, estaba en el centro de la misma.

Force on Force no era una nueva técnica de entrenamiento, o una nueva corriente filosófica adaptada, sencillamente era y es, aglutinar todas las disciplinas y conocimientos tanto científicos como psicosociológicos y volcarlos en un mismo lugar.  En resumidas cuentas perfeccionar un modelo de entrenamiento, en el que es necesario el bañarse en conocimientos más que en técnicas, porque estas técnicas se aprenden y se deben trabajar por separado en cada disciplina en las que uno se entrena o se perfecciona.

No podemos llegar a trabajar el concepto de Force on Force, siendo neófitos en el uso de las armas, en el uso de técnicas de defensa personal, en el uso de ciertos protocolos profesionales.  Sencillamente porque no se trata de una escuela de aprendizaje de técnicas, sino se trata de un conjunto de entrenamientos racionalizados, con la intención de potenciar las capacidades cognitivas y aplicarlos a un conjunto general.  ¿Complicada definición verdad?

Force on Force no es un invento de moda.  Ahora veo muchos anuncios de tiendas o de empresas que anuncian cursos exprés de Force on Force, usando “simunition” porque es lo que hay que experimentar…. Porque hay que usar tu arma… porque es el medio final y definitivo…

Y lamentablemente se equivocan y equivocan al respetable público, el arma que hay que perfeccionar es la mente, y los medios a usar, son válidos cualquiera hasta los cuchillos de postre desechables.  Equivocamos conceptos con fines, o más bien equivocan al personal.  Y es que hay mucho amigo de subirse a modas o inventarse o adaptar las cosas a su antojo y visión.

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

La formación de El Guerrero (Parte II)

Muchos profesionales, en la búsqueda de formación, eligen gastarse de su bolsillo el dinero e invierten en formación. Para ello, en su tiempo de descanso, tras largas jornadas de trabajo, deciden de forma voluntaria, en muchos casos en fin de semana, ir a formarse, invirtiendo tiempo particular para dar un mejor servicio.

Viento, Lag Time y otros conceptos incómodos (Parte I)

En la balística de Snipers es importante adecuar los procedimientos de cálculo de tiro a la eficiencia en las situaciones tácticas, ya que no existe tiempo material para empezar a calcular ni desengranar todos los conceptos físicos balísticos en torno a los proyectiles que se van a lanzar

Frente a un arma de fuego

Frente a un arma de fuego

Yampi OKM

Colaborador E3A

¿Quién está exento de verse frente a un arma de fuego?

En mi opinión nadie, es verdad que hay zonas o lugares donde es más probable, pero hoy en día, no es descabellado encontrarse en dicha situación.

Antes de adentrarme más en profundidad, quiero marcar una diferencia que para mí, como instructor es importante. No es lo mismo entrenar a personal profesional de seguridad que entrenar a civiles, los conceptos tienen que ser aplicados de forma diferente.

Para empezar en el tema, os lanzó dos preguntas, con el objetivo de analizar las diferentes situaciones.

¿Pensáis que un delincuente armado, enfrentado al policía, realizaría una amenaza?

¿El policía tiene tiempo para negociar o gestionar el incidente?

Admite que había meditado muchas veces sobre qué se sentiría emocionalmente estando inmerso en un enfrentamiento armado de verdad, en un o tú o yo. «Yo suponía que la realidad de un tiroteo distaba mucho de hacerle boquetes a un papel, como cuando iba a la galería de tiro. Pero claro, como no era experto… pues tenía que dar por bueno todo lo que mis formadores me decían. Ojo, hoy tampoco soy ningún experto, pero ahora sí sé qué se siente cuando te encañonan y cuando te disparan. Ya no es tan fácil colarme cuentos chinos».

Ernesto Pérez Vera

“Anatomía del tiroteo; policías: muerte en la calle”

Por desgracia tenemos muchos casos en los que el delincuente no duda en presionar el disparador.

«…la posibilidad de ser alcanzados asciende casi al 100%, queda claro que quien porta un arma blanca tiene ventaja.«

¿Un civil sabe 100% que el arma de fuego que se dirige contra él es una amenaza?

Las preguntas, relacionadas con los vídeos solo tienen la intención de mostrar un cambio en la forma de actuar de la sociedad actual, provocando una evolución en nuestro Krav Maga.

Después del análisis de las diferentes situaciones, es hora de adentrarnos en el Krav Maga Operativo y en sus valores agregados, con su metodología AMOT, desarrollada por Gabi Shai, Madrij principal de OKM.

www.okmif.com

Todo evoluciona, la sociedad cambia, por eso OKM está en constante evolución, adaptándose a la realidad. Mediante los valores agregados del OKM vamos a dar respuesta a lo anterior.

Si trabajamos la defensa contra arma de fuego de forma tradicional, siempre la trabajamos desde las perspectiva de una amenaza.

Recibo la amenaza, levanto los brazos y negocio la situación para escoger el mejor momento y realizar mi técnica. Perfecto, pero si nos vamos a lo comentado anteriormente. Donde no existe amenaza, tan solo existe la intención de matar.

Nosotros trabajamos desde ambas situaciones, defendiendo un ataque con arma de fuego y gestionando una amenaza con arma de fuego.

En nuestro entrenamientos aplicamos uno de los valores agregados más importantes, la Proactividad, es lo que permite adelantarme a la acción y con ello tener mas posibilidad de éxito en dicho enfrentamiento.

Me explico de forma más clara, si observo que alguien se aproxima, al estar cerca realiza un movimiento anormal, rompimiento de silueta. Para que voy a esperar a comprobar si es un arma y ser reactivo. Pudiendo anticiparme a la acción.

En nuestro sistema todos los valores agregados están integrados entre ellos, ya que uno aumenta al otro y así sucesivamente.

No me quiero despedir si comentar un detalle sobre el desarme de armas de fuego. Un civil manipulando un arma de fuego, golpeo en cargador y tirando de corredera. Saben que función tiene o es por que queda más bonito.

¿Cuántos civiles son expertos en armas de fuego? ¿El automatizar ese gesto puede ser un peligro para el civil?

A nivel profesional, también se mecaniza ese gesto, en teoría y sí, digo en teoría, los miembros de las FFCCSS son expertos en el uso del arma, dando esto por hecho.

¿Me ayuda mecanizar ese gesto?

Nadie tiene la verdad absoluta, el debate y los distintos puntos de vista nos enriquecen a todos.

Un saludo.

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

La formación de El Guerrero (Parte II)

Muchos profesionales, en la búsqueda de formación, eligen gastarse de su bolsillo el dinero e invierten en formación. Para ello, en su tiempo de descanso, tras largas jornadas de trabajo, deciden de forma voluntaria, en muchos casos en fin de semana, ir a formarse, invirtiendo tiempo particular para dar un mejor servicio.

Viento, Lag Time y otros conceptos incómodos (Parte I)

En la balística de Snipers es importante adecuar los procedimientos de cálculo de tiro a la eficiencia en las situaciones tácticas, ya que no existe tiempo material para empezar a calcular ni desengranar todos los conceptos físicos balísticos en torno a los proyectiles que se van a lanzar

Mi plataforma de tiro (parte II): Los brazos

Mi plataforma de tiro (parte II): Los brazos

Arturo Mariscal

Socio colaborador E3A

El bloqueo no se lleva a cabo sólo con los pies, tenéis también que aprender a «bloquear» con el cuerpo, «bloquear» con la mente y, por supuesto, «bloquear» con un sable, de tal forma que impidáis al adversario llevar a cabo un segundo movimiento.

Miyamoto Musashi

Autor de "El libro de los 5 anillos"

Si las piernas y los pies soportan y estabilizan las fuerzas generadas en los disparos, los brazos sostienen y dirigen el arma. Por tanto debemos huir siempre de posiciones rígidas que obviamente serán difíciles de mantener durante un espacio indeterminado de tiempo.

«Mi mano está en una posición natural… El brazo que empuña se flexiona de forma natural…»

Los brazos:

Particularmente no tengo instalado en mi escopeta ningún tipo de grip delantero (ni en mi fusil de asalto). Considero que anatómicamente no son muy compatibles con la anatomía de la mano. Me di cuenta que si usaba un grip vertical en mi fusil terminaba situando la mano en el ángulo que formaba este con el guardamanos; si lo quitaba y la apoyaba en el ángulo que se forma delante del cargador, se me quedaba muy corto. Al final decidí no llevar grip.

Lo que sí llevo es un punto de referencia que me marca la posición para el pulgar de mi mano de apoyo, que no es otra cosa que la pieza con la que uno la correa portafusil al arma mediante un raíl picatinny. Sin más. Mi mano está en una posición natural, no hay muñecas retorcidas, no hay brazos rígidos, no hay posiciones antinaturales.

El brazo que empuña se flexiona de forma natural al empuñar el arma y se trata de pegar lo más posible al costado para que el hombro cree una especie de apoyo natural a la culata y evite que esta se resbale hacia afuera. Lo ideal es llevar la culata cercana al músculo pectoral; esto es válido para fusil o para escopeta ya que por ejemplo podemos estar limitados por el material de protección portado. Por ejemplo mi “viejo” chaleco portaplacas que incorpora salvavidas y me obliga a desplazar el arma al pectoral (correcto) o al brazo (mal).

También la posición de este brazo está muy condicionada por el arma, por ejemplo en mi caso la culata de mi escopeta es un poco larga para mi gusto y me obliga a separar un poco mi brazo. Aunque reconozco que para mí es una posición cómoda y el arma no sufre grandes relevaciones ni movimientos.

Conclusiones:

Tan sólo insistir en que es importante adoptar una posición corporal que permita concebir en todo momento una plataforma de tiro estable. Y que esta posición corporal es interesante que sea fácilmente adoptable.

Como todo es una posición que me funciona a mí, por lo que cualquier otra persona quizás deba variarla para adaptarla a sí mismo. Considero que es una posición cómoda porque se puede mantener rato ya que no hay músculos en tensión, además es una posición dinámica puesto que las extremidades están en una posición natural no rígida y permite los cambios de dirección en el caso de objetivos que aparezcan por el escenario en el que nos desenvolvemos.

Lo dicho, es “mi posición”, y espero que os sea de utilidad. Volveré a la carga con el siguiente artículo.

Mi plataforma de tiro (Parte I): Los pies.

El retroceso sobre mi cuerpo.

Por favor, califica este post

 

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

La formación de El Guerrero (Parte II)

Muchos profesionales, en la búsqueda de formación, eligen gastarse de su bolsillo el dinero e invierten en formación. Para ello, en su tiempo de descanso, tras largas jornadas de trabajo, deciden de forma voluntaria, en muchos casos en fin de semana, ir a formarse, invirtiendo tiempo particular para dar un mejor servicio.

Viento, Lag Time y otros conceptos incómodos (Parte I)

En la balística de Snipers es importante adecuar los procedimientos de cálculo de tiro a la eficiencia en las situaciones tácticas, ya que no existe tiempo material para empezar a calcular ni desengranar todos los conceptos físicos balísticos en torno a los proyectiles que se van a lanzar

Mi plataforma de tiro (parte I): Los pies

Mi plataforma de tiro (parte I): Los pies

Arturo Mariscal

Socio colaborador E3A

Este texto va dedicado íntegramente a la posición (la mía, la que yo uso, “mi posición”) más recomendable para emplear este arma. En estas notas pretendo analizar mi propia posición de tiro, que es la que a mí me permite crear una plataforma estable de tiro en el manejo de esta arma.

La escopeta presenta, fundamentalmente, un problema en su uso y no es otro que el retroceso que ocasionan las municiones que se emplean en ella con fines defensivos: postas y balas. Este tipo de munición generan unas fuerzas considerables que ocasionarán grandes movimientos en los disparos con la consiguiente pérdida de precisión, estabilidad, velocidad entre disparos, etc., a menos que se haya adoptado una posición estable y equilibrada.

Reconozco que soy un maniático con algunas cosas y una de ellas es esta, la posición corporal, ya que la considero fundamental.

El bloqueo no se lleva a cabo sólo con los pies, tenéis también que aprender a «bloquear» con el cuerpo, «bloquear» con la mente y, por supuesto, «bloquear» con un sable, de tal forma que impidáis al adversario llevar a cabo un segundo movimiento.

Miyamoto Musashi

Autor de "El libro de los 5 anillos"

Los pies:

Las casas se construyen desde los cimientos y, en este caso, los cimientos están en nuestros pies. Ellos van a ser la base de esa estabilidad. Nuestros pies van a transmitir al suelo el resto de la fuerza de retroceso que no hayamos sido capaces de compensar con nuestra posición de tiro.

Veamos si explico esto. Por un lado, nuestros pies proporcionan un agarre que van a evitar que haya desplazamientos corporales si la posición del resto del cuerpo está bien adoptada. Esto es la imagen que tendremos en mente de algún video en el cual una persona dispara un arma y la vemos elevarse y hasta dar pasos hacia atrás al no haberse conformado como plataforma de tiro estable.

Por otro lado, nuestros pies sirven de conductor para el resto de la fuerza generada por el disparo y que no ha sido absorbida y disipada por la posición corporal.

Vamos a analizar la posición de la silueta adyacente. Supongamos que nuestro tirador tiene situados ambos pies alineados y separados la anchura equivalente a la de los hombros. Es la posición que adoptamos cuando estamos esperando, es una posición estable que no requiere gasto energético ni esfuerzo. ¿Qué ocurre si disparamos? Sea arma corta o larga va a ocurrir lo mismo: el empuje que genera ese disparo se convierte en una fuerza que impulsa el arma hacia detrás. Es física sencilla. Y esa fuerza se transmite hacia el que la empuña y genera una vibración en él. Básicamente, lo que ha ocurrido es una pérdida de equilibrio en el tirador. Seguro que se ha entendido esa explicación.

La imagen inferior muestra la modificación de esta posición inicial. La vamos a ir analizando para entender lo simbolizado.

La imagen número 1 (en la izquierda) es la que adoptaremos para buscar conseguir un poco más de estabilidad cuando empuñamos un arma corta y no deseamos recibir esa pérdida de equilibrio comentada. Lo único que vamos a hacer, inconscientemente, es retrasar un poco uno de los pies: en este caso de tirador diestro, el pie derecho. Al hacer esto acabamos de ganar estabilidad. Ya en cada disparo no nos vamos a mover.

«…nuestros pies sirven de conductor para el resto de la fuerza generada por el disparo y que no ha sido absorbida y disipada por la posición corporal.«

Si desplazamos el peso del cuerpo hacia los metatarsos, que es la zona coloreada en rojo en la imagen, pasaremos a compensar la fuerza y nuestra vibración será mucho menor. ¿Cómo lo hacemos? Es sencillo, se trata de inclinarnos ligeramente hacia delante, llevando el mayor porcentaje de nuestro peso hacia delante situando nuestros hombros ligeramente adelantados a las caderas. Notaremos como si nuestros dedos tratasen de “agarrarse al suelo”.

La imagen adyacente muestra lo que trato de explicar. En ella se ve que la línea de los hombros (amarilla) está ligeramente adelantada a las caderas (línea roja), con lo cual acabo de desplazar mi peso hacia los metatarsos. Al hacer esto añado peso a mi posición corporal, 71 kg para ser exactos, y pasa a oponerse a la fuerza que tratará de transmitir mi pistola a mi cuerpo a cada disparo. Consigo estabilizarla y su vibración será menor, habrá una menor pérdida de la visión sobre el objetivo, podré encadenar series de disparos con más velocidad, etc. Es la posición que voy a adoptar para hacer fuego con un arma corta o con cualquier arma de retroceso reducido (subfusil, carabina en calibre pequeño, etc.).

Si nos vamos a la imagen número 2 y la comparamos con la anterior (1) podemos ver que los pies se han separado un poco del cuerpo en profundidad, manteniendo esa distancia entre ellos equivalente casi a la anchura entre hombros. El pie más retrasado va a servir para compensar el retroceso de un mayor calibre ya que produce más vibraciones.

Además se deben relajar un poco más las rodillas, de modo que el peso si antes se repartiese por ejemplo un 50/50 entre ambos pies, ahora pasamos a desplazarlo un poco más hacia el pie más adelantado (55/45). Seguimos compensando el retroceso oponiendo, entre otras cosas, el peso de nuestro cuerpo a la fuerza que genera el disparo.

Pasamos al esquema número 3. Los pies se han separado aun más en profundidad y las piernas ligeramente flexionadas hacen que el centro de gravedad descienda y se añada más peso aun hacia la pierna adelantada (por ejemplo 65/35). Además nuestro cuerpo se gira ligeramente para poder adoptar una posición cómoda.

La diferencia de disparar una escopeta con la posición 1 a hacerlo con la posición 3 va a ser, como ya se ha dicho antes, estabilidad y menor vibración, menor elevación y menor pérdida de la visión sobre el objetivo por tanto, poder encadenar series de disparos con más velocidad, etc.

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

La formación de El Guerrero (Parte II)

Muchos profesionales, en la búsqueda de formación, eligen gastarse de su bolsillo el dinero e invierten en formación. Para ello, en su tiempo de descanso, tras largas jornadas de trabajo, deciden de forma voluntaria, en muchos casos en fin de semana, ir a formarse, invirtiendo tiempo particular para dar un mejor servicio.

Viento, Lag Time y otros conceptos incómodos (Parte I)

En la balística de Snipers es importante adecuar los procedimientos de cálculo de tiro a la eficiencia en las situaciones tácticas, ya que no existe tiempo material para empezar a calcular ni desengranar todos los conceptos físicos balísticos en torno a los proyectiles que se van a lanzar

La escopeta (Parte III): Recargando y descargando a voluntad

La escopeta (Parte III): Recargando y descargando a voluntad

Arturo Mariscal

Socio colaborador E3A

«…dibujar correctamente los planos sirviéndose de la escuadra y la regla y vivir mediante una práctica diligente de sus técnicas.»

Miyamoto Musashi

Autor de "El libro de los cinco anillos"

Recargas a voluntad:

La llamada recarga táctica o proactiva. Es la que se va a dar cuando tras hacer unos disparos, y finalizar la situación de peligro, decido recargar para volver a disponer de un arma carga completa; esta acción también es extrapolable al momento inicial de situar el arma en funcionamiento originalmente (con cartucho en recámara o no).

En este tipo de recarga ya existe un cartucho en la recámara puesto que se trata de reponer los consumidos. Para efectuarla tan solo situaremos nuestra escopeta en nuestra zona de manipulación, bloqueando la culata entre cuerpo y brazo como ya hemos visto y colocando la ventana de alimentación sensiblemente centrada en mi campo de visión. Ya lo hemos visto, y lo vemos nuevamente en la imagen adyacente.

La mano de apoyo se desplaza hasta localizar el cartucho en el sistema empleado para su transporte, en mi caso un cinturón (25 cartuchos sin molestar). La técnica que empleo es la misma que emplearía para los cargadores de un arma corta, y similar a la de un fusil de asalto. Procuro siempre que mis movimientos sean similares de un arma a otra como ya he dicho.

La mano se desplaza invertida porque es el único método que he comprobado que me permite sin mirar deslizarlo por mi cuerpo hasta que “choque” con el portacargadores o, en este caso, con los cartuchos en ese cinto. Ya lo único que se debe hacer es extraer es cartucho tirando del culote y llevarlo a la ventana de alimentación, lo mismo que en las imágenes de la secuencia anterior de la recarga reactiva, e introducirlo en el arma presionando con fuerza.

Descargar:

Lo normal y habitual es accionar varias veces el guardamanos o la palanca de montar para que la escopeta vaya lanzando los cartuchos que con suerte alguien estará intentando coger al vuelo; lo normal es que se vayan al suelo. De este modo, aparte de la posibilidad de que se pueda producir un accidente con un cartucho que caiga en mala posición, también se pueden producir deterioros en los mismos que los puedan inutilizar.

Vamos a diferenciar esta acción de modo genérico para ambos tipos de escopetas, partiendo siempre del arma con el seguro puesto.

«Debo encontrar el «ritmo» y aprender a trabjarlo y aceptarlo desde la parte trasera de mi nuca, no desde los ojos»

Para descargar un arma repetidora manual que tiene un cartucho en la recámara colocamos al menos 3 dedos al final del guardamanos y presionamos el seguro automático que bloquea el cierre si no se produce disparo a la vez que accionamos el guardamanos hacia atrás con suavidad. Los dedos puestos al final hacen de tope y evitan que la recámara se abra de golpe y salga disparado el cartucho. Cuando los dedos alcanzan el cajón de los mecanismos se habrá abierto la ventana de expulsión lo justo como para que, retirando 1 ó 2 dedos más y desplazando otro poco el guardamanos se pueda acceder al cartucho e, insertando un dedo extraerlo (ver imágenes a la izquierda).

En el caso de tratarse de una escopeta semiautomática hay que deslizar hacia atrás el cierre mediante la palanca de montar. Se coloca la mano apoyada en dicha palanca (imágenes a la derecha) y se tira hacia atrás de ella a la vez que se gira la escopeta, el cartucho cae en la mano.

Los cartuchos del depósito se extraen manualmente también, girándola de modo que la ventana de alimentación quede hacia arriba. Hay escopetas en las que habrá que llevar el guardamanos hacia delante (repetidoras) de modo que la rampa de carga de cartuchos se desplace por si sola o presionar con uno de los dedos en otras. Hay escopetas que requieren el desplazamiento completo hacia delante del guardamanos, otras necesitan la mitad o las tres cuartas partes, algunas deben tener el guardamanos hacia atrás, etc.

Con el arma en esta posición se debe localizar la uña de retención los cartuchos (ver imagen arriba a la izquierda, rodeada con círculo rojo).

Siguiendo la secuencia de imágenes a la derecha, presionamos con el dedo esa uña y notaremos que el cartucho que asomaba por el depósito sale del mismo. Si se retira el dedo, el cartucho sale del depósito completamente y solamente queda extraerlo con la mano. Los siguientes cartuchos salen por el mismo método a medida que se va presionando esa uña.

En el caso de mi escopeta (y de otras marcas) debo necesariamente accionar la palanca de montar repetidas veces hasta que el depósito queda vacío ya que la rampa de carga no se aparta nunca.

Ya solo queda en ambos casos comprobar que el arma esta descargada.

Espero que haya sido de utilidad.

La escopeta (Parte I)

Configuración y manejo sencillo

La escopeta (Parte II)

Recargando!!

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

La formación de El Guerrero (Parte II)

Muchos profesionales, en la búsqueda de formación, eligen gastarse de su bolsillo el dinero e invierten en formación. Para ello, en su tiempo de descanso, tras largas jornadas de trabajo, deciden de forma voluntaria, en muchos casos en fin de semana, ir a formarse, invirtiendo tiempo particular para dar un mejor servicio.

Viento, Lag Time y otros conceptos incómodos (Parte I)

En la balística de Snipers es importante adecuar los procedimientos de cálculo de tiro a la eficiencia en las situaciones tácticas, ya que no existe tiempo material para empezar a calcular ni desengranar todos los conceptos físicos balísticos en torno a los proyectiles que se van a lanzar

Blanco de transiciones y técnica de tiro (descargable)

Blanco de transiciones y técnica de tiro (descargable)

Pablo Varela

Instructor E3A

Escuela de las 3 Armas se complace en presentarte su blanco de técnica de tiro y transiciones a herramientas de trabajo, que puedes ver en la foto anterior.

En el empleo gradual de la fuerza, tendrás que usar el medio congruente que requiera la situación y eso te puede llevar a tener que manipular varias herramientas al mismo tiempo.

Con este blanco podrás entrenar los fundamentos básicos del tiro y la tecnificación de las manipulaciones que tendrás que realizar cuando transiciones a las otras herramientas en combinación con tu arma corta.

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

La formación de El Guerrero (Parte II)

Muchos profesionales, en la búsqueda de formación, eligen gastarse de su bolsillo el dinero e invierten en formación. Para ello, en su tiempo de descanso, tras largas jornadas de trabajo, deciden de forma voluntaria, en muchos casos en fin de semana, ir a formarse, invirtiendo tiempo particular para dar un mejor servicio.

Viento, Lag Time y otros conceptos incómodos (Parte I)

En la balística de Snipers es importante adecuar los procedimientos de cálculo de tiro a la eficiencia en las situaciones tácticas, ya que no existe tiempo material para empezar a calcular ni desengranar todos los conceptos físicos balísticos en torno a los proyectiles que se van a lanzar

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Compártelo

Si te ha gustado, comparte con tus amigos...

Shares