¿Estático o dinámico? ¿Qué hago? (Parte II)

Jun 14, 2020 | Tiro defensivo | 0 Comentarios

Arturo Mariscal

Socio colaborador

¿Estático o dinámico? Llegamos a la pregunta. Yo tengo mi respuesta clara: siempre dinamismo.

¿Qué ocurre si me mantengo estático? Pues es muy sencillo, que aunque esté extrayendo mí arma de la funda y la manipule para ponerla en condición de disparo, el otro tiene la intención de culminar la acción decidida. Si yo permanezco estático no influyo para nada en su decisión. El apuntará hacia mí y me alcanzará porque sus ojos están fijos en mí y el arma busca ese punto donde se está mirando (el rollito del cristalino y todo eso de antes….).

¿Qué ocurre si me muevo? Pues que aumento de pulsaciones y adrenalina crean una presión en la cabeza y esta produce una especie de abotargamiento, se crea una leve sensación de ralentizar los movimientos. También sus ojos están sobre mí, y sus manos llevan el arma hacia mí. Pero al desplazarme un poco rompo esa conexión ojos-manos y necesita un micro-retardo para volver a establecer esa conexión entre yo, su mirada y su arma: he roto su ciclo OODA. Debe reprogramarse. Tardará muy poco, pero debe hacerlo (recordamos que antes hemos debido buscar un nuevo papel para escribir). Y eso es una ventaja táctica para mí.

«Los guerreros no se jubilan nunca»

Mario Andrade

Poeta, novelista, ensayista

¿Estático o dinámico? ¿Qué hago? (Parte I)

Lee primero este artículo antes de continuar.

«El malo ha estado Orientándose, Observando, Decidiendo cómo y qué va a hacer y el momento en el que lo va a hacer «

Salida premeditada Vs desplazamiento sorpresivo. Hay que hacer esa diferencia. El primero ocurre cuando vamos buscando al malo y lo localizamos y vemos cómo se acerca hacia nosotros. Observamos un vehículo a nuestra derecha y desenfundamos mientras nos dirigimos hacia el para cubrirnos. Decidimos escapar de la trayectoria del agresor hacia ese lado.

El desplazamiento será sorpresivo cuando sea una reacción ante un ataque no esperado. El malo nos sorprende y nuestro “instinto animal” nos hace separarnos de el (el mecanismo de huida animal).

¿Cómo se mueve Nube Negra? Es complicado explicar sin hacerlo. Es difícil decir cómo hago para salir de esa línea de tiro, para romper ese ciclo. Yo establezco dos modos de hacerlo y los dos parten de la misma situación, en la que trato de aprovechar la reacción innata a la sorpresa que poseemos. ¿Recordamos al gato o al perro del ejemplo inicial? (Efectivamente recuerdo que está muy feo asustar animales como diversión).

El animal se agacha por contracción ante el susto y luego aprovecha esa contracción para convertirla en resorte y salir huyendo con velocidad. Cuando un ser humano es sorprendido suele responder de forma similar al gato o al perro (hay personas que no): la mayoría de las personas lo harán encogiéndose un poco (contracción) y elevando los brazos para proteger su rostro antes de tratar una huida.

Aprovechemos esa pequeña contracción para convertirla en un movimiento ventajoso, ya que nos sitúa en un movimiento inercial. A veces esa contracción es un simple encogerse de hombros (ocultar cuello = proteger arterias) y una leve flexión de rodillas, la justa para conseguir inercia. Esos músculos que se contraen buscan hacernos pequeño ante la amenaza, pero la siguiente respuesta del organismo (moverse, desplazarse) es más sencilla porque ya estás en movimiento.

Mi primera forma de “escape” sería una salida corta, un desplazamiento corto; da igual el nombre que le demos. Simplemente se trata de desplazarse lateralmente a la vez que se extrae el arma y se dirige al agresor prácticamente en el momento en que el paso se finaliza. Se trata de dar un paso lateral ni grande ni corto que sirva para apartarnos justamente de enfrente del agresor.

Si describiese el movimiento, diría que uno de los dos pies se eleva del suelo y se separa lateralmente a la vez que la mano se dirige hacia el arma y la extrae. Prácticamente cuando el pie se vuelve a apoyar en el suelo, el arma esta empuñada en la funda y se inicia la extracción justo en el momento en que el otro pie se separa del suelo para acercarse al otro.

Cuando los dos pies vuelven a estar en el suelo (ya no estoy 100 % frente al agresor) el arma ya está fuera de la funda y se dirige hacia el agresor. Es un sencillo paso lateral.La imagen de la derecha muestra parte de ese movimiento. Un pequeño paso lateral, seguimos enfrentados al agresor pero tras la leve contracción del cuerpo extraemos el arma y hacemos fuego.

¿Qué ocurre cuando el desplazamiento debe ser más largo? Supongamos que el agresor avanza hacia nosotros o que nos queremos parapetar tras un vehículo cercano, o directamente desaparecer de la escena. En este caso nuestro desplazamiento debe ser largo, y es diferente. Lo explico desde mi perspectiva (tirador diestro).

Los que hayan hecho el servicio militar o pertenezcan al ámbito castrense (desconozco si los policías emplean el orden cerrado) recordarán las órdenes “derecha o izquierda, ar”. Cuando uno escucha cualquiera de las dos indicaciones inmediatamente pivota sobre los pies empleando puntera y tacón, los pies se deslizan sobre el suelo y sitúan el cuerpo lateralmente al agresor. Esa es la idea. Esta imagen puede servir (izquierda). En ella estoy explicando precisamente este movimiento: pivoto hacia un lado y empiezo a caminar mientras llevo el
arma al objetivo. Vamos a analizarlo un poco, a ver si me hago entender.

Imaginemos que necesitamos hacer ese desplazamiento largo hacia la derecha. La primera reacción tras la contracción inicial va a ser iniciar un giro pivotando sobre el talón del pie derecho y la puntera del izquierdo; simultáneamente busco mi arma y la empuño iniciando el desenfunde. Inicio el desplazamiento apoyando el pie derecho en el suelo e impulsándome con el izquierdo (por eso apoyo su puntera): doy un paso. Mi mano derecha ya tiene el arma sujeta y la eleva para dirigirla hacia el lado izquierdo, que es donde está mi amenaza. Al ir hacia ese lado puedo emplear las dos manos para finalizar el empuñamiento ya que mi arma se puede alejar del cuerpo y es más precisa la puntería. ¿Lo vemos en la fotografía de la derecha? ¿Más o menos?

Ahora nos desplazaremos hacia la izquierda (adversario en la derecha). Invertimos el movimiento de pivote y lo hacemos sobre el talón del pie izquierdo y la puntera del derecho, que es el que imprime el dinamismo ahora. El resto es igual. Simultáneamente se empuña y extrae el arma y se lleva hacia la derecha, que es donde ahora tengo la amenaza. Pero hay un problema: si empuño a dos manos el arma queda justo ante el rostro y no puedo alinear miras. También por estar tan “compacto” pierdo flexibilidad. ¿Qué pasa si suelto la mano izquierda? Pues que sorpresivamente voy a recuperar ese dinamismo y voy a poder dirigir el arma al adversario estirando el brazo y empuñando a una mano, veo las miras.

Puedo mejorar este segundo desplazamiento si el brazo izquierdo (tirador derecho) lo pliego hacia el pecho para cruzarlo sobre el, para buscar protegerme ante impactos. Otra opción buena sobre todo si estoy en lugares confinados (estrechos) es estirarlo en la dirección de marcha para emplearlo de parapeto o de “sensor” que va a detectar obstáculos con los que podamos chocar.

En ambos casos el movimiento se inicia, hay un desplazamiento lateral a la vez que hago fuego hacia el que me agrede. La velocidad de movimiento y la cadencia de disparos será la que me permita alcanzar el objetivo con eficacia, como siempre.

A practicar, camaradas.

Salir de la X

Quizás este artículo también te interese.

Por favor, califica este post

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

Bullying: ¿Qué es? (parte I)

Bullying: ¿Qué es? (parte I)

Aunque parezca obvio, me parece aconsejable comenzar definiendo qué es el bullying o acoso escolar, ya que mucha gente confunde dicho término con otras actuaciones que, aunque se le parezcan, no tienen nada que ver.

Consciencia situacional (parte I)

Consciencia situacional (parte I)

Según la Real Academia Española podemos definir la “consciencia” como la capacidad del ser humano de reconocer la realidad circundante y de relacionarse con ella, o también como el conocimiento inmediato o espontáneo que el sujeto tiene de sí mismo…

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Compártelo

Si te ha gustado, comparte con tus amigos...

Shares