El Guerrero (parte 3): El Cuerpo

El Guerrero (parte 3): El Cuerpo

Pablo Varela

Instructor E3A

 No pretendo decir que todos y cada uno de los agentes policiales sean atletas olímpicos, pero sí es deseable tener una mediana capacidad cardiopulmonar y muscular, que permita luchar o correr sin riesgo de que nos entreguemos al enemigo por falta de fuerza y resistencia o sin riesgo de que el agente sufra un infarto. De esto último conozco dos casos cercanos, uno con resultado de muerte

Ernesto Pérez Vera

Autor de "En la línea de fuego"

Deporte o combate:

Los métodos de entrenamiento tradicionales no son adecuados para los profesionales armados. Estos entrenamientos, están diseñados para deportes concretos con entrenamientos concretos. Por ejemplo, si queremos ganar capacidad aeróbica, tradicionalmente basamos nuestro entrenamiento en carreras de resistencia, entrenamiento que en muchos cuerpos militares ocupa casi la totalidad de la educación física.

Muy al contrario del ejemplo anterior es el de aquellos profesionales que basan su entrenamiento físico en el trabajo de pesas, donde se promueve la idea de trabajo individualizado del movimiento muscular.

Nos encontramos otros casos, también llamativos, de profesionales armados que deciden dedicar su carrera profesional en exclusividad  a las competiciones deportivas, apartándose de sus labores de proteger y servir. Este tipo de compromiso es respetable dando lugar a grandes  atletas y campeones; no obstante, en combate necesitamos guerreros.

Si remontamos la vista al pasado, en los albores de la creación de los juegos olímpicos desde el 720 al 556 a.C., descubriremos que de los 81 ganadores conocidos, 46 provenían de una cultura guerrera y un solo pueblo: Esparta. Este pueblo, fuente de inspiración de guerreros y deportistas, representa el nexo de unión de aquellos guerreros que en tiempos de paz, competían de manera amistosa, en juegos de guerra, para medir su preparación para el combate.  Hoy día siguen siendo un referente por su capacidad de combate atlética.

Pero había algo más, estos guerreros eran hábiles lanzando jabalina, corriendo los 400 metros, saltando vayas, escalando muros, levantando y lanzando peso, luchando, arrastrándose por el barro… y no se dedicaban a entrenar estas habilidades por separado, si noque lo hacían de manera multidisciplinar y en conjunto.

Hoy día podemos revivir las experiencias Espartanas en la carrera de obstáculos más famosa del mundo la: “Spartan Race”. Creada por los atletas de elite en 2007: Joe De Sena, Andy Weinberg, y Julian Kopald, en USA.

“En las culturas guerreras antiguas como la Espartana, el entrenamiento de los niños, como guerreros, comenzaba a los 7 años.”

Descubriendo nuestro pasado:

En la actualidad, se está imponiendo un “nuevo deporte” para profesionales armados y luchadores profesionales de MMA (Mixed Martial Arts)Este nuevo deporte es el Crossfit”, creado en 1995 por Greg Glassman y dirigido en sus inicios a preparar policías, militares y bomberos.

Los guerreros necesitan una preparación física acorde a sus necesidades profesionales, necesitan realizar un entrenamiento funcional de conjunto que aporte al cuerpo: capacidad aeróbica, fuerza, resistencia, potencia, flexibilidad, velocidad, agilidad y equilibrio; todo ello con alta intensidad.

Así mismo deberán  realizar estas habilidades de forma integral, cuando la necesidad de la misión lo demande: salir corriendo detrás de un sospechoso, saltar muros y obstáculos para atraparlo, subir una montaña con pesadas mochilas a la espalda en una zona remota de Afganistán, proveer de municiones nuestras armas colectivas en el curso de un combate y un largo etcétera en función del tipo de actividad del profesional.

Realizar patrullas a pie por el desierto con el chaleco antibalas puesto y con placas de protección balística. Tener que socorrer a un compañero en una zona caliente, bajo fuego del enemigo, para sacarlo de la zona batida. Poner los grilletes a un sospechoso que se resiste a la detención, tras haber corrido por las calles más de un kilómetro de distancia.

Estas necesidades de trabajo físico de alta intensidad, no se consiguen con entrenamientos físicos tradicionales.

Debemos realizar estos entrenamientos en manos de especialistas en la materia. Los entrenamientos son muy técnicos, sobre todo aquellos relativos a movimientos halterófilos, por lo que la vigilancia en la ejecución de determinados ejercicios debe  ser estrechamente vigilados por expertos.

Por último, debemos ser conscientes de que en situaciones de estrés de combate, nuestro ritmo cardiaco se descontrolará por descarga hormonal en nuestro torrente sanguíneo y no como resultado del esfuerzo físico, aunque puedan darse las dos causas en la misma acción. Es por ello que no se recomienda, confundir la inducción de estrés en el entrenamiento con ejercicios físicos, para ello trabajaremos otro tipo de estímulos, el estrés psicológico siempre es más duro que el estrés físico.

Cuida tu templo y prepáralo para la batalla.

Entrena como trabajas y trabaja como entrenas.

Máxima romana

Por favor, califica este post

 

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

El Guerrero (parte 2): El Camino

El Guerrero (parte 2): El Camino

Pablo Varela

Instructor E3A

Practico las Artes del Guerrero de la antigüedad. Pero vivo en tiempos diferentes. Comencé a aprender y practicar las artes del guerrero como protección, para defenderme, para sobrevivir en los tiempos actuales.  Lo entreno y lo uso actualmente, cada día. Este Arte, me ha ayudado muchas veces en mi vida, no importa si lo hizo en la vida cotidiana, durante mi servicio en las fuerzas especiales o en la guerra.

Dean Rostohar

Shihan, Bujinkan

Servir y proteger:

Las artes (habilidades) de un Guerrero, se entrenan para la supervivencia en combate, la protección de nuestros ciudadanos y la persecución de los delitos.

Como guerreros profesionales debemos conocer nuestro Camino, desde el momento que hemos elegido el compromiso de servir y proteger a nuestros ciudadanos; y por lo tanto, los intereses de nuestra nación.

Como guerreros no profesionales, podemos elegir este Camino por necesidad de protegernos a nosotros mismos y nuestras familias en tiempos tan difíciles como los que nos han tocado vivir.

En la sociedad Antigua, estaban muy claros los roles dentro de la comunidad, quienes eran guerreros profesionales, campesinos, artesanos y comerciantes; no obstante llegado el momento de defender los intereses y supervivencia de la comunidad, todos ellos juntos podían contribuir en la defensa de su pueblo.

En la sociedad moderna, posiblemente no toda la población estaría dispuesta a tomar las armas en defensa de su pueblo, no obstante pagamos a otros para que si lo hagan, es por ello que debemos cuidar a nuestros guerreros, porque dan a cambio de la defensa de su pueblo, lo más preciado que puedan tener: su vida.

En las sociedades educadas en el estado de bienestar, los guerreros no están bien vistos, no gustan los militares, ni los policias.

No gustan porque representan el orden, llevan armas, hacen cumplir la leyes. A nadie le gusta que le multen por incumplir una norma de tráfico y echamos la culpa al policía, decimos que es un “chulo”, que quieren recaudar dinero… pero pocas veces alguien se inculpa por incumplir la normativa de tráfico, sin embargo, cuando hay algún problema, disputa, pelea o altercado, llamamos a ese mismo policía para que solucione el problema.

“muchos buenos guerreros se ven frustrados tras haber tenido enfrentamientos armados y ser posteriormente reprochados por sus jefes”

Los peligros de El Camino:

Como guerreros debemos ser conscientes de que en el cumplimiento de nuestras obligaciones, la sociedad a la que protegemos, puede que no esté de acuerdo con nuestra labor y los que trabajan día a día en la calle, saben que es así.

También debemos saber que la sociedad elige a sus representantes políticos, los cuales reflejan el sentimiento de la sociedad e incluso en ocasiones los propios jefes, responden a los intereses de estos políticos, lo que puede llevar a un coctel delicado y peligroso.

Vemos como muchos buenos guerreros se ven frustrados tras haber tenido enfrentamientos armados en donde sobrevivieron y fueron reprochados por sus propios jefes tras su actuación, aunque ésta no tuviera otra forma de zanjarse.

Esto condiciona enormemente el Camino de estos profesionales durante su servicio activo, es decir, inicialmente todos los profesionales llegan a sus destinos con la mayor de las ilusiones; pero el paso de los años, la rutina, la falta de apoyos del jefe de turno, e incluso los consejos de “veteranos”, hace que esta ilusión se pierda.

Muchos eligen simplemente “la paga“, meterse en los menores problemas posibles y cobrar a fin de mes. Es algo legítimo disponer de la nómina de final de mes, pero lo que no es ni legítimo ni moral es criticar a los que, además de su bien merecido sueldo, quieren mejorar en su habilidades, tener mejor entrenamiento, un mejor equipo y una mayor protección jurídica en el desempeño de sus obligaciones.

Una cuestión personal:

Tenemos grandes guerreros, pero el sistema hace que se pierda su iniciativa e ilusiones,  y sus ganas de servir y proteger decaigan, llegando a la frustración y dándole la razón a los de “la paga”.

Quiero acordarme de esos guerreros que de forma personal eligen seguir El Camino por convicción, contra viento y marea.

Aquellos que no están satisfechos con las explicaciones del tipo “esto siempre se ha hecho así”, “no te pagan por pensar”, “déjate de películas de rambo”, “para que llevas tantas cosas en el cinturón”, deben saber que no están solos, que en lugares como este blog, pueden encotrar más guerreros profesionales o no, que buscan e intentan seguir El Camino.

Deben de ser pacientes, metódicos y perseverantes. Durante su largo Camino, deben seguir formándose cada día, perfeccionando sus artes de guerrero, aprender de sus experiencias personales y escuchar y compartir con aquellos que les aporten algo positivo.

Rodearse de más profesionales como ellos, entrenar juntos, buscar formación que satisfaga realmente sus necesidades; ayudar a otros compañeros como ellos, que se incorporen al servicio con la ilusión del primer día, perseverar en hábitos positivos en el trabajo profesional y alejarse de los hábitos negativos.

Es tu vida y no tienes otra, vívela como el mejor guerrero que puedas ser y expirarás en paz.

Existen 3 tipos de Budokas, los que entrenan para parecer fuertes, los que entrenan para perfeccionar su técnica y los que entrenan para ganar un corazón bueno

Masaki Hatsumi Sensei

Soke

Por favor, califica este post

 

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

El Guerrero (parte 1): Ser un guerrero!!

El Guerrero (parte 1): Ser un guerrero!!

Pablo Varela

Instructor E3A

Si estas en guerra eres un guerrero: ¿Hay una guerra contra las drogas? ¿Hay una guerra contra el crimen? ¿Hay una guerra contra el terrorismo? ¿Estás haciendo frente o conteniendo una agresión como agente de policía? ¿Cómo efectivo para el mantenimiento de la paz en una tierra lejana? ¿como un guerrero que combate el terrorismo en todo el mundo? o quizás eres un adepto a las artes marciales, o un ciudadano que pretende defenderse a sí mismo y a sus seres queridos llegado la hora?

Tcol. Dave Grossman

Autor de "Sobre el combate"

Nuestra sociedad:

Hoy más cerca que ayer de los horrores del pasado medieval, los ciudadanos Europeos de la actualidad comienzan a ser conscientes del mal que nos acecha. Cada día vemos en la noticias como el horror de la fobia universal, el combate entre seres humanos, está presente a la hora del telediario, comiendo con nuestra familia.

Protegemos a nuestros hijos del horror que emiten las imágenes por televisión de atentados terroristas, masacres y limpiezas étnicas y religiosas, que ya se han convertido en algo habitual. ¿Debemos enseñar a nuestros hijos la realidad del mundo, donde existe la posibilidad de cruzarse con personas dañinas; o les privamos de la posibilidad de estar alerta, haciéndoles creer que el mundo es inocuo y convirtiéndoles en víctimas potenciales?

En el libro “Sobre el Combate” del Tcol. Dave Grossman, se recomienda que los niños menores de 7 años no visionen los contenidos violentos de telediarios, videojuegos y películas, dado que puede traer consecuencias psicológicas negativas para el menor, al ser éste incapaz de diferenciar la realidad de la ficción. En las culturas guerreras antiguas como la Espartana, el entrenamiento de los niños, como guerrero, comenzaba a partir de esa edad.

La presencia del horror del combate en la puerta de nuestros hogares ha hecho reaccionar a la dormida sociedad Europea. Hasta no hace mucho, el horror del combate lo veíamos lejos en Irak, Afganistán o Siria, pero en la actualidad, lo vemos en nuestra vida cotidiana, mucho más cerca.

Nuestro estilo de vida y libertad de movimiento se ha visto modificado para protegernos de posibles ataques masivos terroristas, blindando nuestras calles con la presencia de policías fuertemente armados y soldados.

“En las culturas guerreras antiguas como la Espartana, el entrenamiento de los niños, como guerreros, comenzaba a los 7 años.”

Guerreros profesionales y no profesionales:

En las sociedades actuales tenemos guerreros profesionales y no profesionales. Un guerrero profesional es aquella persona que se le entrena, equipa y prepara para servir y proteger a sus ciudadanos de los peligros de la fobia universal.

En la época feudal antigua, solo los que tenían dinero podían permitirse guerreros profesionales (esencialmente la nobleza), pero también podía ser llamada toda la población a las armas.

Esto aún persiste en las sociedades y gobiernos modernos, un ejemplo lo encontramos en el Estado de Israel, en donde la población está muy activa e implicada en la defensa del estado y todos sus ciudadanos pueden ejercen el derecho a realizar servicio militar aunque vivan en otros países.

Los guerreros profesionales son aquellos que se dedican a tiempo completo a participar en campañas militares, misiones de mantenimiento, interposición, establecimiento de la paz, misiones internacionales de seguridad, defensa de fronteras nacionales, mantener la seguridad ciudadana en el territorio nacional y perseguir los delitos allá donde se produzcan.

Los guerreros no profesionales son aquellos ciudadanos que no se les paga por ello, no se dedican a tiempo completo, pero que deciden prepararse y entrenarse para servir y protegerse a sí mismos y sus familias, incluso ofreciendo su vida en ocasiones.

Hoy más que nunca:

En sociedades como la del estado de Israel, es habitual asistir a ataques terroristas de diferentes escalas y medios, en donde se resuelven estos ataques de forma contundente y en donde los guerreros (profesionales y no profesionales) participan en la resolución del incidente.
Esto es así porque la sociedad del estado de Israel esta inoculada contra la violencia y se prepara cada día para hacer frente a este tipo de fobia universal.

En Europa, tras la II Guerra Mundial, la creación de la Unión Europea y la entrada de muchos países en el seno de la OTAN, se han hecho muchos esfuerzos por mantener la seguridad, la paz y bienestar dentro de nuestras fronteras.

Este estado de bienestar y seguridad ha provocado que la sociedad no esté inoculada contra la fobia universal y cuando esta nos golpea solo nos queda correr e intentar ponernos a salvo o luchar.

“Cuando la balas empiezan a silbar, sólo hay dos clases de personas: guerreros y víctimas”.

Tcol. Dave Grossman

Autor de "Sobre el combate"

Por favor, califica este post

 

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Compártelo

Si te ha gustado, comparte con tus amigos...

Shares