El Guerrero (parte 6): El equipo de El Guerrero II

El Guerrero (parte 6): El equipo de El Guerrero II

Pablo Varela

Instructor E3A

La armadura no es otra cosa que una simple protección, mientras tú no des pruebas de poseer alma de guerrero.

Masami Kurumada

Mangaka japonés

Módulo de protección balística:

El modulo de protección balística tiene como objetivo proteger todas aquellas zonas del cuerpo que no puedan ser tratadas mediante los elementos que contiene el Botiquín Individual del Combatiente (en adelante BIC).

Contará con un casco de protección balística de al menos Nivel III A, con capacidad de detención de fragmentos y balas de baja velocidad; así mismo debe facilitar el uso de cascos auditivos de tipo electrónico y poder disparar armas que monten miras telescópicas sin que la visera del casco interfiera en la distancia focal ojo-mira.

Cascos de protección auditiva de tipo electrónico o tapones de válvula. En cualquiera de los dos casos deben protegernos de altos decibelios derivados de disparos o explosiones que puedan provocarnos lesiones en el oído interno, y a su vez deben de permitir escuchar a otros compañeros o el sonido ambiente.

Gafas de protección balística con cristales intercambiables según la luz ambiente en el medio agreste que se esté operando. Estas gafas nos protegerán de fragmentos derivados de explosiones o derivados de rebotes y proyección de fragmentos de esquinas, piedras del suelo o vainas disparadas de otros compañeros en espacios cerrados trabajando en equipo.

Guantes anti corte, estos guantes deben tener alta resistencia, flexibilidad y evitar cortes derivados de alambradas del tipo militar o armas de filo como cuchillos de combate. De forma complementaria deben permitir retardar heridas derivadas de quemaduras, en caso de estar en contacto con elementos en llamas.

Rodilleras y coderas para protegernos contra contusiones, luxaciones y cortes, facilitando desplazamientos por el suelo en rodilla en tierra y adoptar posiciones de tiro sin hacerse daño e incomodidad.

Finalmente placas balísticas que nos protejan de heridas penetrantes en tórax, con entradas por el torso o espalda. A estas placas se pueden aumentar placas laterales o placas flexibles de klevar que protejan cuello, hombros, pelvis. Pero es importante tener en cuenta que a mayor aumento de protección, mayor aumento de peso y disminución del dinamismo.

ENTRENA COMO TRABAJAS, TRABAJA COMO ENTRENAS

Módulo de municiones y armas:

Este modulo se compondrá de aquellos elementos necesarios para el combate. Para ello al menos contaremos con 5 cargadores para el arma principal, dispuestos dentro de lo que denominaremos Zona de Manipulación

Tres cargadores para el arma secundaria y al menos contaremos con un arma auxiliar de filo para espacios cerrados y combate cuerpo a cuerpo.

Nuestra arma secundaria normalmente la pistola, deberá contar con una funda rígida, con dos niveles de protección.

Es necesario, como elemento complementario, contar con al menos una bolsa de descarga, la cual mas allá de su propia función de alojar cargadores vacios o con poca munición, puede contener mas munición suelta, servir de soporte para portar elementos de visión diurna o nocturna, agua, barras energéticas…

A esta dotación básica, se puede aumentar portando granadas de fragmentación, aturdidoras, humo, señalización y lacrimógenas.

Botiquín Individual de Combate:

El modulo sanitario debe garantizar la supervivencia del combatiente durante al menos dos horas tras ser herido. El objetivo de este modulo es administrar los primeros auxilios tácticos en aquellas heridas derivadas del combate como: hemorragias masivas en extremidades, zonas de unión, vía aérea, neumotórax a tensión, quemaduras e hipotermia. Para ello el botiquín deberá contener todos los elementos necesarios para tratar estas lesiones siguiendo las Directrices Tactical Combat Casualty Care (TCCC)

Estos elementos son: Guantes nitrilo, mascarilla protección, 2º torniquete, vendaje hemostático, vendaje compresivo, cánula nasofaríngea, mascarilla ventilación, parches torácicos, aguja descomprensión, gel para quemaduras, manta térmica, tarjeta de herido, tarjeta de categoría en la evacuación médica y directrices TCCC.

Así mismo debemos repartir elementos sanitarios por todo nuestro equipo como son: Torniquete dentro de la zona de manipulación, tijeras para atender y exponer a víctimas, cinturón de rescate, uso de estribos para rescate o asas incorporadas al propio chaleco para arrastres de heridos en zonas calientes.

Módulo hidratación, supervivencia y señalización:

El último modulo a estudiar será el relativo a nuestra hidratación y supervivencia extrema durante el combate.

Es necesario estar hidratándonos continuamente para el rendimiento en el trascurso de una batalla llegado el caso. Para ello necesitaremos portar al menos de dos a tres litros de agua por hombre y día como mínimo, dependiendo del entorno en el que estemos operando.

Se puede optar por dos tipos de contenedores como las cantimploras, usadas durante muchos años o las más modernas Camelbak. Estas últimas son las más usadas porque nos permite hidratarnos sin necesidad de usar las manos. De esta forma las cantimploras han sido relegadas a su uso dentro de las mochilas.

Como complemento, sería ideal contar con barras energéticas, polvos isotónicos o raciones de emergencia que pueden ir situadas dentro del propio contenedor de la Camelbak.

Podemos contar en otro bolsillo contenedor con elementos de  navegación como brújulas o GPS, material de escritura, ración de emergencia y supervivencia, señalización (luces estroboscópicas, luces químicas, linternas señalización, bengalas señalización, silbato), pilas de repuesto, cinta americana, navaja multiusos. La finalidad de este kit es facilitarnos las herramientas necesarias para sobrevivir en medios agrestes en caso de quedarnos aislados y sin aprovisionamientos logísticos.

Conclusiones:

Podemos concluir que la carrera entre protección y movilidad en el trascurso de los años ha sido determinante para nuestros guerreros.

Con el equipo al completo podemos alcanzar pesos sobre nuestro cuerpo entre 16 a 20 kg. Que pueden ser ampliados con el peso de mochilas, alcanzando pesos de más de 30kg.

Es por ello que para poder movernos con eficiencia en el trascurso de un enfrentamiento armado, es necesario que el cuerpo de guerrero este entrenado con este equipo.

Así mismo no todos los guerreros soportan el entrenamiento diario portando tal cantidad de equipo y deciden aligerar al máximo el mismo.

ENTRENA COMO TRABAJAS, TRABAJA COMO ENTRENAS

Este lema muy repetido, nos recuerda que aligerar el equipo para una mayor comodidad es engañarnos a nosotros mismos, porque llegado el caso de tener un enfrentamiento armado no vamos a saber dar una respuesta acorde a la situación por no tenerla entrenada. Si solo porto placas de trauma cuando despliego en misiones y no entreno día a día con este peso extra, no voy a dar esa respuesta que necesitamos en el momento oportuno.

También hay que recordar que el paso de los años, con entrenamientos incorrectos, deriva en lesiones localizadas principalmente en la: vista, oídos, columna y articulaciones.

Por favor, califica este post

 

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

Supervivencia en alta montaña (parte II)

Supervivencia en alta montaña (parte II)

Pablo Varela

Instructor E3A

El camino hacia la cima es, como la marcha hacia uno mismo, una ruta en solitario.

Alessandro Gogna

Alpinista italiano

Formación Física Funcional:

La montaña demanda una preparación física del máximo nivel para aumentar nuestra seguridad, resistencia a la fatiga, exposición a temperaturas extremas, fuerza y destrezas técnicas en los medios de progresión, como el esquí de montaña o las técnicas de escalada. Para ello recomendamos una formación física funcional que cubra todos los aspectos físicos necesarios para que nuestros Guerreros desarrollen sus labores en estos entornos tan extremos.

http://www.lasexta.com/noticias/deportes/el-deporte-aplicado-al-servicio-de-los-demas-asi-es-la-ume-un-equipo-con-muchos-deportistas-de-elite_201801165a5e6b060cf2ae2dfa4038fe.html

E3A formándose en alta montaña #soldado #policia #guardiacivil #somospolicias #ejercitoespañol

Una publicación compartida de E3A (@escuela3armas) el

Los accidentes en montaña invernal son muy frecuentes, por lo que en nuestros entrenamientos hay que incluir practicas en técnicas de soporte vital básico en medios agrestes.”

Técnicas de progresión en alta montaña:

– Escalada alpina. Es la escalada llevada a cabo en alta montaña. Requiere ser un escalador experto debido a las complicaciones que podrían darse, como la capacidad física, falta de seguros fijos, roca no fiable, condiciones meteorológicas, descenso complicado, etc.

– Escalada en hielo se realiza en las partes más sencillas, en las cuales se forman cascadas de hielo. Es una de las más peligrosas. Se progresa con herramientas específicas: piolets y crampones,  para asegurarse se usan los tornillos de hielo.

– Descensos en Rappel: Para superar obstáculos en su progresión podemos improvisar anclajes para montar rápeles como pueden ser: anclajes con estaca, palas de nieve, anclajes sobre el Piolet, uso de bolsas llenas de nieve o utilizando la misma nieve como anclaje mediante la construcción de una gran seta de nieve.

– Progresa en equipo: Durante las marchas al menos deben ir tres escaladores, para garantizar las progresiones  en “Ensamble” (encordados) y garantizar la supervivencia en caso de caída en zonas peligrosas. Antes de realizar cualquier progresión en este medio, los escaladores deben de practicar las técnicas de auto-detención con Piolet y Crampones puestos.

– Travesías: En este medio es necesario, en la medida de lo posible, que conozcan al menos de forma básica, las técnicas de esquí de travesía, lo cual mejorara sus progresiones, reduciendo el tiempo de las mismas y los desgastes energéticos que implica progresar por nieve. En caso de no saber esquiar en aquellas zonas de poca dificultad podrán progresar mediante el uso de Raquetas de nieve, que requieren unas pocas horas para su aprendizaje.

Alimentación:

La montaña nos ofrece varias posibilidades de refugio pese al entorno tan complejo. Es necesario encontrar o construir uno antes del ocaso.

Primeramente tendremos los refugios que la propia civilización nos deja, desde refugios modernos y adaptados al entorno, como antiguas construcciones de nuestros antepasados, que generalmente estaban hechas a base de piedras de forma rustica.

En las grandes expediciones los alpinistas llevan consigo tiendas adaptadas a este entorno en ausencia de campamentos.

Si no disponemos de estas construcciones o tiendas debemos al menos llevar una basa o poncho, una pala de nieve para poder construirnos una fosa de nieve que con un aislante adecuado nos mantendrá a salvo durante la noche. La última opción pero la más trabajosa, en caso de encontrarnos en grupo, es confeccionarnos un iglú. En este tipo de construcciones hay que tener cuidado de no quedarse aislado por la acumulación de nieve, y contar con una vela para aumentar la temperatura interior que rondará 0º indiferentemente de la temperatura exterior.

Agua, alimentación y fuego:

La mejor manera de obtener agua, es de la propia nieve, para ello debemos  derretirla con nuestro infiernillo,  con el calor de nuestro cuerpo o el calor de sol.

Es importante combinarla con  complementos salinos y pastillas que contengan  glucógeno o polvos isotónicos. Para purificarla podemos utilizar el proceso “SODIS” que utiliza la radiación solar para destruir los microorganismos patógenos que causan las enfermedades transmitidas por el agua.

Antes de iniciar una jornada de marcha a pie en montaña, conviene tomar alimentos con alto contendido en hidratos de carbono, como la pasta y proteínas a través de la carne. Durante la marcha se recomienda hidratarse con bebidas isotónicas, glucógeno y  frutos secos. Al finalizar las marchas se recomienda el consumo de sopas con alto contenido de sales e hidratos y alimentos ricos en proteínas. Para reiniciar  la jornada al día siguiente, durante el desayuno, se recomiendan el consumo de infusiones y bebidas calientes, combinadas con galletas integrales, pan con miel o mermeladas.

El fuego debemos protegerlo en el interior de nuestras mochilas y  portar infiernillos. Debemos  tener en cuenta la ausencia de oxígeno motivada por la altura y  bajas temperaturas, por lo que se recomienda el empleo de botellas de combustible de gas propano. Los fuegos deben mantenerse fuera del alcance del viento y la nieve mediante el uso del aluminio que actua como aislante y cortavientos.

Técnicas de emergencia y seguridad:

Los accidentes en montaña invernal son muy frecuentes, por lo que en nuestros entrenamientos  hay que incluir practicas en técnicas de soporte vital básico en medios agrestes.

Uno de los mayores peligros a los que nos enfrentamos son las caídas, para lo cual debemos estar entrenados en las técnicas de auto-detención con Piolet y crampones puestos. Es importante practicar estas técnicas de forma progresiva cada vez que salgamos a la montaña a pesar de conocerlas.

En caso de no poder evitar la caída de un compañero, debes de intentar saber su estado a distancia antes de implicarte en un eventual rescate. Si tu compañero no se puede auto rescatar, deberás prestarle auxilio, pero primero deberás valorar la situación y buscar la forma más segura de acceder a él. Debes intentar alertar a los servicios de emergencia con tu móvil o radio desde zonas altas para iniciar el plan de rescate y emergencias por accidente y contar con una póliza de seguro que cubra accidentes en montaña y rescates.

Por favor, califica este post

 

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

Supervivencia en alta montaña (parte I)

Supervivencia en alta montaña (parte I)

Pablo Varela

Instructor E3A

El camino hacia la cima es, como la marcha hacia uno mismo, una ruta en solitario.

Alessandro Gogna

Alpinista italino

Introducción:

En estos días hemos asistido a varias noticias alarmantes relacionadas con la montaña. Estas noticias son dispares en tiempo forma y lugares, pero tienen en común el medio natural y las bajas temperaturas.

Por un lado nos encontramos con un rescate de cine en condiciones extremas en las montañas más altas del mundo, en la Cordillera del Himalaya. En esta ocasión montañeros experimentados con un entrenamiento excepcional y años de experiencia exponen su vida al límite de la supervivencia.

Puede parecer un caso lejano, aislado, del que uno piensa que “esto no me puede pasar a mí”, pero durante el pasado mes de enero de 2018, muchos conductores españoles descubrieron que, en pocas horas, circular por una autovía puede convertirse en una situación de supervivencia.

Gracias a la encomiable labor de nuestros Guerreros tras horas de angustia por familias enteras, atrapadas dentro de sus propios vehículos, se pudo restablecer la normalidad sin mayores incidentes que los de pasar una noche bajo temperaturas extremas.

“…pero es también muy importante saber que debemos llevar sobre nuestro cuerpo, dado que estamos expuestos la hipotermia.”

El medio natural:

La alta montaña es uno de los ambientes más difíciles, inhóspitos y remotos para el hombre. Se caracteriza por:

– Grandes altitudes superiores a los 2500 metros.

– Zonas muy escarpadas y rocosas con pendientes muy pronunciadas.

– Presencia de nieve y hielo.

– Dificultad en las técnicas de progresión.

– Tiempo muy cambiante he inestable.

– Escasez de vegetación y vida animal.

– Carece de vías de comunicación.

– Dificultad para equipos de rescate.

– Dificultad para las comunicaciones vía telefónica.

Climatología:

Tiempo y clima: El tiempo atmosférico es el estado de la atmósfera en un lugar y un momento, a una hora determinada, viene condicionado por la temperatura, presión atmosférica, dirección y fuerza del viento, cantidad de nubes y humedad. El clima es  la sucesión periódica de tipos de tiempo.

El tiempo cambia: Los cambios bruscos del tiempo se deben a desplazamientos sobre la superficie de la tierra de masas de aire que tienen características muy diferentes en cuanto a temperaturas, humedad o presión se refiere; estas masas de aire cubren extensas zonas del planeta.

Consulte el tiempo meteorológico: antes de realizar cualquier actividad en alta montaña o emprender un viaje en invierno, debe conocer los cambios y variaciones para un momento y lugar preciso. Estos cambios y sus evoluciones sirven para  prever qué condiciones se van a dar en la superficie terrestre en cuanto a temperaturas máximas y mínimas, precipitaciones, dónde se producirán, las características de éstas ( chubascos, lloviznas, aguaceros, agua o nieve…)

Equipo:

Si va utilizar un vehículo para su aproximación a la montaña o simplemente va viajar en invierno con precipitaciones adversas debe tener presente los siguientes consejos:

Como hemos visto en el video tutorial, debemos elegir muy bien que vamos a llevar en nuestro vehículo, pero es también muy importante saber que debemos llevar sobre nuestro cuerpo, dado que estamos expuestos la hipotermia: nuestro mayor enemigo en estas situaciones.

El clima condiciona enormemente el tipo de prendas y calzado adecuado para las progresiones en alta montaña y zonas nevadas. Para ello le proponemos los siguientes materiales, susceptibles de cambios según el tipo de actividad que vaya realizar en este medio:

– Casco de escalada, gorro lana, pañuelo de cuello, máscara facial, gafas de protección ocular para sol y ventisca así como cremas protectoras para quemaduras solares.

– Camisa interior que facilite la transpiración, ajustada y pegada al cuerpo, forro polar para mantener la temperatura corporal, chaquetón de membrana Gore Tex para cortar el viento y aislarse de las precipitaciones. Esta combinación  se conoce como la regla de las Tres Capas”.

– Guantes: de trabajo (nieve), de abrigo interiores con forro polar y  exteriores impermeables (Gore Tex o membranas similares).

– Pantalón con el interior ajustado tipo malla o calentador y exterior impermeable.

– Botas técnicas de montaña de plástico exterior y botines de  forro polar interior. Al menos dos pares de calcetines de invierno que faciliten la transpiración del pie y la posibilidad de repuesto.

¿Cómo preparar la Mochila?: como hemos mencionado anteriormente, nuestro equipo va condicionar enormemente nuestro índice de supervivencia en este entorno, por lo cual antes de realizar cualquier marcha revise bien su mochila que debe de contener al menos los siguientes materiales:

– Saco de dormir para bajas temperaturas, con aislante térmico tipo plancheta.

– Pala para construcción de refugio, serrucho para construcción de bloques de nieve.

– Poncho para fosas de nieve. Funda vivac y manta térmica de supervivencia.

– Kit. De alimentación, cocina propano y medios para potabilización de nieve.

– Kit. Básico de primeros auxilios, señalización y señales de socorro.

– Equipo para progresiones (esquí de travesía o raquetas, bastones, pieles de foca, crampones, piolets, cuerdas dinámicas para progresión en ensamble, mosquetones, arneses.

Por favor, califica este post

 

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

El Guerrero (Parte 6): El equipo de El Guerrero.

El Guerrero (Parte 6): El equipo de El Guerrero.

Pablo Varela

Instructor E3A

La armadura no es otra cosa que una simple protección, mientras tú no des pruebas de poseer alma de guerrero.

Masami Kurumada

Mangaka japonés

Primeras armaduras de protección para el combate:

Definición: “Vestidura compuesta por piezas metálicas o de otro material resistente (en muchos casos el cuero) que se utilizaba para proteger el cuerpo del combatiente.”.

Los inicios de las armaduras se remontan a tiempo de los guerreros Egipcios y Griegos. Los primeros implementaron el uso del casco principalmente de bronce, que permitía protección contra armas de filo y a la vez ligereza. Una  coraza compuesta en su base por  cuero  cubierto por piezas metálicas entrelazadas y unos botines hechos con los mismos materiales: cuero y piezas metálicas superpuestas. 

Los segundos introdujeron además de lo anterior, armaduras echas de bronce en su totalidad tanto el casco, así  como  protección para: pecho, abdomen,  espalda, cuello y hombros. Así mismo se usaba un “faldillar” con placas de bronce (en la actualidad este “faldillar” se usa para proteger la zona pélvica de impactos y fragmentos de explosiones).

Todas estas armaduras, y sus posteriores evoluciones estaban diseñadas para garantizar la supervivencia en el combate con armas de filo. Por ello todos sus diseños estaban destinados a proteger las zonas susceptibles de provocar hemorragias masivas, o heridas penetrantes en tórax o cabeza, que pudiesen provocar la muerte, al no disponer en estas épocas de una medicina traumatológica en el tratamiento de heridas en combate.

Así mismo aquellas heridas producidas en la contienda de la batalla, que no producían una muerte rápida por hemorragias masivas, se convertían en infecciones que posteriormente producían muertes lentas y dolorosas.

Sobre 1970 aparece las fibras de Kevlar que son aprobadas en los programas de investigación y desarrollo, para ser portadas en chalecos antibalas de baja velocidad, por agentes de policía.

Evolución de las armaduras hacia el chaleco antibalas:

La evolución de las armas de filo hacia las armas de fuego, con mayor poder de penetración se remonta hacia el 1500 donde la presencia de estas nuevas armas aumenta el interés por poder contrarrestar sus efectos en el combate.

“A fines de 1500, el término “a prueba de balas” se usaba para designar una armadura en la cual se podía observar la abolladura producida por una bala, que demostraba su resistencia ante la penetración de proyectiles.”

Estas primeras armaduras eran muy pesadas y restaban movilidad en el combate cuerpo a cuerpo con armas de filo durante los asaltos. Por lo que se empezó a investigar y desarrollar nuevos diseños más livianos.

En esta búsqueda de ligereza y protección se desarrollaron los primeros chalecos hacia 1860. Para dotar de ligereza se investigo en el empleo del algodón, que usado de forma densa en formas de capas podía proteger contra los fragmentos derivados de las explosiones de artillería, granadas, minas…

El siguiente dato significativo lo encontramos durante la segunda guerra mundial, donde se desarrollan chalecos capaces de proteger contra fragmentos y proyectiles de baja velocidad, pero que son muy pesados, y no se pueden combinar con la dotación del combatiente, cargadores, agua, botiquín…

En esta búsqueda de protección, movilidad y capacidad de portar materiales para la supervivencia, se decide quitar la protección en favor de la movilidad para realizar cambios de posición de tiro, asaltos y combate cuerpo a cuerpo. Así mismo durante las largas caminatas a las que se somete principalmente a la infantería, se hace necesario portar pertrechos, comida, municiones y agua.

Sobre 1970 aparece las fibras de Kevlar que son aprobadas en los programas de investigación y desarrollo, para ser portadas en chalecos antibalas de baja velocidad, por agentes de policía.

El éxito de estos nuevos chalecos, permitió salvar vidas en los enfrentamientos armados. Pero el uso de armas de alta velocidad genera la necesidad de crear otra protección más robusta y resistente contra estos proyectiles, por lo que se crean placas de acero balístico, llamadas Placas de trauma”. Estas placas de trauma complementan a los chalecos de kevlar, hoy en día se siguen usando con otros materiales más ligeros como la cerámica balística. Normalmente estas Placas se sitúan para proteger a aquellos órganos más vulnerables al trauma por impacto y aumentan la protección contra balas en el centro-masa de la zona corazón/esternón.

En la actualidad muchos de los ejércitos modernos han optado por la combinación descrita. En esta combinación se usa placas blandas de Kevlar protegiendo cuello, hombros, torso y pelvis como habían diseñado los Griegos. Esta protección está dirigida contra fragmentación derivada de artefactos explosivos improvisados (IED), minas, granadas o balas de baja velocidad. Para las balas de alta velocidad propias de escenarios bélicos, se complementan estos chalecos con alojamientos para placas de trauma.

Los últimos modelos diseñados han tenido en cuenta la carga de pertrechos para la supervivencia en combate, dando como resultado el Equipo de Protección Individual del Combatiente (EPIC).

Equipo de protección individual del combatiente:

En la actualidad nos encontramos el nuevo concepto de “Equipo de Protección Individual para el Combatiente (EPIC)”. Este nuevo concepto requiere que este equipo garantice nuestra supervivencia en una situación de enfrentamiento armado, y para ello  no solo debe de ofrecernos protección balística, sino que debe garantizarnos capacidad de realizar primeros auxilios tácticos en caso de resultar heridos, o garantizarnos hidratación y supervivencia en medios agrestes durante al menos 24 horas.

Para ello desglosaremos el equipo en diferentes módulos, que al menos deberán de contener los siguientes elementos que explicaremos a continuación, pero que pueden ser ampliados según el tipo de especialidad del propio combatiente que desempeñe dentro de un equipo de trabajo:

Continuará…..

Por favor, califica este post

 

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

Supervivencia en Mar y Litoral (Parte II)

Supervivencia en Mar y Litoral (Parte II)

Pablo Varela

Instructor E3A

Muchas personas atacan al mar, yo le hago el amor.

Jaques Cousteau

Oficial naval francés, explorador e investigador.

Refugios:

En condiciones de bajas temperaturas debemos juntarnos unos contra otros para minimizar la pérdida de calor corporal, de forma especial en la cabeza, cuello, costados e ingles. Como medidas generales para combatir el frío se recomienda adoptar las siguientes premisas:

Mantener la ropa todo lo seca que se pueda, evitando cualquier humedad (sudor, agua, salpicaduras).

Realizar ejercicio físico de forma moderada.

Ingerir alimento y mantenerse hidratado.

Durante el día  no permanecer bajo la acción directa de los rayos solares, llevar puesto el mínimo de ropa y humedecerla con agua de mar.

Si nuestra embarcación no dispone de cubiertas, deberemos improvisarlas con los medios de los que dispongamos.

“Además de las raciones de supervivencia, el naúfrago puede conseguir alimento del entorno que le rodea: todas las aves y peces son comestibles…”

Agua:

El agua disponible debe administrarse en dosis diarias de 500 ml (en cinco tomas de 100 ml), aumentables hasta 750 ml si se dispone de abundante agua de lluvia. Cuando sólo queden 300 ml por persona, utilizarla solamente para mojarse los labios o tomar un pequeño sorbo. La necesidad de agua vendrá determinada por la cantidad (en ayunas se come menos) y el tipo de alimento.

Por eso la ración de supervivencia tiene un elevado contenido de azúcares e hidratos de carbono. Ya que las proteínas aumentan la pérdida de agua a través de la orina,  se recomienda evitar alimentos con alto contenido en proteínas.

En climas cálidos un persona puede subsistir con un aporte diario de unos 120 gr. de azúcares y grasas, no así en climas fríos donde se recomienda ingerir 120 gr. cada 2 horas para combatir los efectos de las bajas temperaturas.

NUNCA beber agua de mar, que además de aumentar la secreción de orina, ocasiona vómitos y diarrea. Aparte de los pertrechos, se puede recoger la que se produce por condensación dentro del habitáculo o bien la del rocío o la lluvia, utilizando los colectores existentes en la capota de la balsa. También puede conseguirse agua exprimiendo los peces capturados (es necesario un exprimidor).

Alimentación:

El alimento es un factor menos determinante que el agua, dado que el tiempo de supervivencia sin comida (pero con agua) puede ser de hasta 30 días. La aparición del mal aliento en los náufragos se debe al descenso del nivel de glucosa en la sangre.

Al igual que con el agua, se recomienda fraccionar la ingestión de alimentos en varias tomas diarias e intentar no comer nada durante las primeras 24 horas de permanencia en la balsa.

Además de las raciones de supervivencia, el náufrago puede conseguir alimento del entorno que le rodea: todas las aves y peces de alta mar son comestibles (evitar comer las vísceras y huevos de los peces), y el plancton acumulado en el ancla flotante, de aspecto gelatinoso, posee un alto valor nutritivo (no comerlo si tiene sabor amargo o picante).

Primeros Auxilios:

HIPOTERMIA: En el agua, la pérdida de calor es 25 veces más grande que en contacto con el aire. Procurar siempre permanecer fuera del agua para evitar enfriamiento de la temperatura corporal por debajo de 37.5 ºC, que puede causar la muerte.

Factores como la humedad, el agotamiento, la deshidratación o una vestimenta inadecuada (si aprieta demasiado impide la circulación) favorecen la hipotermina. Sus síntomas más evidentes son el escalofrío intenso y la pérdida de destreza manual.

MAREO: El mareo es peligroso para el náufrago ya que lo sume en un estado de postración y agotamiento en el cual resulta muy difícil realizar actividad alguna, y además el vómito aumenta la deshidratación y favorece la hipotermia. Si hay mala mar, tomar pastillas antimareo nada más subir a la balsa y cada seis horas.

QUEMADURAS DEBIDAS AL SOL: Para protegerse del sol se recomienda evitar la exposición directa, llevar siempre encima un mínimo de ropa (sobre todo prenda de cabeza), utilizar crema foto protectora y gafas de sol (evitar fijar la vista sobre los reflejos del sol en el agua).

Técnicas de señalización y rescate:

El líder debe de establecer una guardia de serviola, quien utilizará los elementos de señalización y trasmisión  de la balsa de acuerdo con los siguientes criterios:

TRANSMISORES: Los botes hinchables, balsas salvavidas e incluso algunos chalecos salvavidas personales, están en ocasiones equipados con transmisores que envían pitidos indicadores de la posición, aunque no suelen ser efectivos a distancias muy grandes. Muchos transmisores de radio de urgencia también son de alcance limitado.

SEÑALES PIROTECNICAS: Durante el día utilizaremos principalmente el bote de humo. Complementando primero las señales de radio u acústicas, una vez determinada la posición, complementamos con el bote de humo de día y con la bengala de noche.

Por favor, califica este post

 

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Compártelo

Si te ha gustado, comparte con tus amigos...

Shares