La posverdad

La posverdad

Ray Ruiz

Instructor E3A

El Diccionario Oxford señaló que la palabra del año 2016 había sido post-truth, que en castellano es algo así como posverdad. Este concepto señala que entre la verdad y la mentira hay un territorio de aguas turbias que escapa a esas dos definiciones.

La posverdad se ha definido como un contexto cultural e histórico en el que la contrastación empírica y la búsqueda de la objetividad son menos relevantes que la creencia en sí misma y las emociones que genera a la hora de crear corrientes de opinión pública.

Básicamente, la palabra sirve para señalar una tendencia en la creación de argumentarios y discursos que se caracteriza por partir de la asunción de que la objetividad importa mucho menos que el modo en el que lo que se afirma encaja con el sistema de creencias que sentimos nuestro y que nos hace sentir bien.

La posverdad supone un emborronamiento de la frontera entre la verdad y la mentira, y crea una tercera categoría distinta a las dos anteriores. Una en la que un hecho, ficticio o no, es aceptado de antemano por el simple hecho de encajar con nuestros esquemas mentales.

Arturo Torres

Blog Psicología y Mente

O el triunfo de lo individual por encima del bien común:

En una sociedad acomodada, donde todo parece que se mantendrá en su sitio, donde no hay riesgos aparentes y los conflictos del pasado aparecen lejanos, recordados tan solo en los videojuegos, los intereses personales e individuales suben en la escala de valores hasta colocarse en primer lugar. Lo que debería ser una muestra de desarrollo de la sociedad moderna, se convierte en su debilidad y en muestra de su futurible fracaso.

Es legítimo desear una vida acomodada, todo el mundo tiene derecho a conseguir réditos de su trabajo y actividades. La libertad de una sociedad avanzada, donde poder dedicarse al crecimiento personal, ser proactivo, emprendedor y tener un fin mayor en mente, es una muestra de sociedad avanzada. Y la muestra de la debilidad de esa sociedad es que los individuos entienden esa libertad para ser proactivos, como el muy socorrido “ande yo caliente, ríase la gente”, donde lo importante es mi carrera, mi dinero, mi puesto y si mientras la Unidad se resquebraja, “pues para lo que me queda en el convento…”

Porque si al final el individuo piensa solo en si mismo y además este individuo tiene poder de decisión, el triunfo de la posverdad y de los egos personales, se impondrán a las necesidades del bien común, modificando, si es necesario, la realidad para adaptarla a las creencias del individuo.

O el triunfo de los prejuicios por encima de los hechos objetivos:

El ser humano es prejuicioso, sobretodo si ese prejuicio refuerza la posverdad que se construye para manipular una realidad que no se quiere afrontar; y los prejuicios perduran en el tiempo porque rara vez alguien se detiene a descubrir los hechos objetivos.

Realmente se puede llegar a demonizar a una persona, a un colectivo o a un partido político a base de prejuicios y puede que nunca nadie se llegue a parar para observar la realidad que envuelve a esa persona o a ese colectivo.

¿Que ocurriría si se llegase a los hechos objetivos y se descubriera que lo demonizado no era tan malo y que se ha manipulado la verdad para crear un hecho alternativo, que se aceptó como correcto, porque nadie fue valiente para descubrir el prejuicio creado por personas cobardes e incapaces?

Que algunos mundos se desmoronarían.

“Alguno se va a pensar que le van a dar un despacho de verdad y mandará su pelotón por PowerPoint”

O como es más cómodo gestionar la mediocridad que la profesionalidad:

Si las personas cobardes e incapaces tiene capacidad de decidir en un organización, tratarán por todos los medios de cortar los pies y las cabezas de los que no se amoldan al diván de sus reflexiones para hacerlos encajar y de esta manera estar rodeado, si fuera necesario, de personas mediocres a quien poder gestionar fácilmente.

Los profesionales que no encajan son demonizados mediante prejuicios, construyendo hechos alternativos, alimentando la posverdad que permita que los esquemas mentales del Jefe Incapaz permanezcan intactos.

El Líder, por el contrario, es proactivo e interdependiente y se rodea de los mejores, lo que le deparará un largo camino de trabajo y esfuerzo, ya que no es fácil gestionar a los más profesionales.

La mediocridad es más fácil de gestionar, por ello, cuando un jefe no consigue los objetivos marcados, se puede manipular la realidad desarrollando otro método de evaluación “más adecuado”; cuando no apetece ejercitarse por las mañanas, se puede manipular la realidad aduciendo mucho trabajo en la oficina; cuando los sniper no somos capaces de impactar a largas distancias, podemos manipular las realidad hablando de la alineación de los planetas y su influencia gravitatoria sobre los proyectiles.

O como el PowerPoint es mucho más importante que el trabajo técnico de campo:

Hace 12 años escuché como nos decían: “Alguno se va a pensar que le van a dar un despacho de verdad y mandará su pelotón por PowerPoint”

Pues fallaron las previsiones a medias, porque despacho no hay, desde luego, pero el PowerPoint está a la orden del día. Y no es que sea malo este software, ni mucho menos, una buena presentación puede colocar el producto en las mentes adecuadas; pero cuando todo es administración, presentaciones y reuniones, y cuando las horas de PowerPoint superan a las horas de desenfundes en seco, es cuando decidimos que le papel lo aguanta todo, que somos dueños de la táctica perfecta y que además ésta no se verá influenciada por la fricción.

La posverdad vuelve a vencer porque el instructor en jefe es YouTube y no el entrenamiento en el campo de tiro fuera de la zona de confort, porque se crean PowerPoints perfectos sobre la táctica perfecta pero olvidándose de tecnificarla con el polvo y el sudor de El Camino, porque Rommel somos todos y el Comand and Control es lo más importante aun cuando ya no quede nada que comandar.

 

La era de la posverdad: se buscan verdaderos guerreros.

 

Por favor, califica este post

 

Suscríbete

Masterclass con Torniquete

El torniquete es la herramienta por elección a la hora de atajar la hemorragia exanguinante en extremidad, causa de muerte evitable en escenarios tácticos.

Curso “Defensa verbal y persuasión”

Los miembros de E3A siguen apoyando la formación profesional para nuestros socios y colaboradores. En esta ocasión la iniciativa ha sido protagonizada por antiguos alumnos, que han tomado la decisión de organizar el curso en Defensa Verbal y Persuasión.

El Guerrero (parte 1): Ser un guerrero!!

El Guerrero (parte 1): Ser un guerrero!!

Pablo Varela

Instructor E3A

Si estas en guerra eres un guerrero: ¿Hay una guerra contra las drogas? ¿Hay una guerra contra el crimen? ¿Hay una guerra contra el terrorismo? ¿Estás haciendo frente o conteniendo una agresión como agente de policía? ¿Cómo efectivo para el mantenimiento de la paz en una tierra lejana? ¿como un guerrero que combate el terrorismo en todo el mundo? o quizás eres un adepto a las artes marciales, o un ciudadano que pretende defenderse a sí mismo y a sus seres queridos llegado la hora?

Tcol. Dave Grossman

Autor de "Sobre el combate"

Nuestra sociedad:

Hoy más cerca que ayer de los horrores del pasado medieval, los ciudadanos Europeos de la actualidad comienzan a ser conscientes del mal que nos acecha. Cada día vemos en la noticias como el horror de la fobia universal, el combate entre seres humanos, está presente a la hora del telediario, comiendo con nuestra familia.

Protegemos a nuestros hijos del horror que emiten las imágenes por televisión de atentados terroristas, masacres y limpiezas étnicas y religiosas, que ya se han convertido en algo habitual. ¿Debemos enseñar a nuestros hijos la realidad del mundo, donde existe la posibilidad de cruzarse con personas dañinas; o les privamos de la posibilidad de estar alerta, haciéndoles creer que el mundo es inocuo y convirtiéndoles en víctimas potenciales?

En el libro “Sobre el Combate” del Tcol. Dave Grossman, se recomienda que los niños menores de 7 años no visionen los contenidos violentos de telediarios, videojuegos y películas, dado que puede traer consecuencias psicológicas negativas para el menor, al ser éste incapaz de diferenciar la realidad de la ficción. En las culturas guerreras antiguas como la Espartana, el entrenamiento de los niños, como guerrero, comenzaba a partir de esa edad.

La presencia del horror del combate en la puerta de nuestros hogares ha hecho reaccionar a la dormida sociedad Europea. Hasta no hace mucho, el horror del combate lo veíamos lejos en Irak, Afganistán o Siria, pero en la actualidad, lo vemos en nuestra vida cotidiana, mucho más cerca.

Nuestro estilo de vida y libertad de movimiento se ha visto modificado para protegernos de posibles ataques masivos terroristas, blindando nuestras calles con la presencia de policías fuertemente armados y soldados.

“En las culturas guerreras antiguas como la Espartana, el entrenamiento de los niños, como guerreros, comenzaba a los 7 años.”

Guerreros profesionales y no profesionales:

En las sociedades actuales tenemos guerreros profesionales y no profesionales. Un guerrero profesional es aquella persona que se le entrena, equipa y prepara para servir y proteger a sus ciudadanos de los peligros de la fobia universal.

En la época feudal antigua, solo los que tenían dinero podían permitirse guerreros profesionales (esencialmente la nobleza), pero también podía ser llamada toda la población a las armas.

Esto aún persiste en las sociedades y gobiernos modernos, un ejemplo lo encontramos en el Estado de Israel, en donde la población está muy activa e implicada en la defensa del estado y todos sus ciudadanos pueden ejercen el derecho a realizar servicio militar aunque vivan en otros países.

Los guerreros profesionales son aquellos que se dedican a tiempo completo a participar en campañas militares, misiones de mantenimiento, interposición, establecimiento de la paz, misiones internacionales de seguridad, defensa de fronteras nacionales, mantener la seguridad ciudadana en el territorio nacional y perseguir los delitos allá donde se produzcan.

Los guerreros no profesionales son aquellos ciudadanos que no se les paga por ello, no se dedican a tiempo completo, pero que deciden prepararse y entrenarse para servir y protegerse a sí mismos y sus familias, incluso ofreciendo su vida en ocasiones.

Hoy más que nunca:

En sociedades como la del estado de Israel, es habitual asistir a ataques terroristas de diferentes escalas y medios, en donde se resuelven estos ataques de forma contundente y en donde los guerreros (profesionales y no profesionales) participan en la resolución del incidente.
Esto es así porque la sociedad del estado de Israel esta inoculada contra la violencia y se prepara cada día para hacer frente a este tipo de fobia universal.

En Europa, tras la II Guerra Mundial, la creación de la Unión Europea y la entrada de muchos países en el seno de la OTAN, se han hecho muchos esfuerzos por mantener la seguridad, la paz y bienestar dentro de nuestras fronteras.

Este estado de bienestar y seguridad ha provocado que la sociedad no esté inoculada contra la fobia universal y cuando esta nos golpea solo nos queda correr e intentar ponernos a salvo o luchar.

“Cuando la balas empiezan a silbar, sólo hay dos clases de personas: guerreros y víctimas”.

Tcol. Dave Grossman

Autor de "Sobre el combate"

Por favor, califica este post

 

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Compártelo

Si te ha gustado, comparte con tus amigos...

Shares