Sobrevivir a un enfrentamiento con arma blanca (Parte II)

Sobrevivir a un enfrentamiento con arma blanca (Parte II)

José Umpierrez

Socio colaborador E3A

En este segundo documento vamos a centrarnos en “el evento”, ser objetivos de un apuñalamiento de una manera brutal, violenta, sistemática.

Acostumbro a ver videos de personas explicando, que la mejor manera de sobrevivir a un encuentro con arma blanca, es correr, y ciertamente no me posiciono en contra, pero verdaderamente, ¿Es esa la solución universal? Definitivamente no.

Haz click en este enlace para conocer y participar en el Seminario de SAMICS de Septiembre

Al nacer nadie recibe en sus manos una pistola, un fusil de asalto o un lanzagranadas, Pero, sin embargo, desde que somos niños todos somos instruidos en el manejo de una herramienta de uso diario y de por vida, el cuchillo. Las armas blancas son las herramientas manuales que más se emplean para producir lesiones y extinguir vidas

Ernesto Pérez Vera

Autor de "La realidad de los enfrentamientos armados"

Supongamos un evento donde mi reacción es correr, obviamente en el sentido directamente opuesto al cuchillo y de forma lineal, en el peor de los casos hacia atrás. ¿Hay ventajas en esa forma de actuar? Incluso, si corro y me he olvidado de un dato necesario, mi forma física, tendré considerables problemas si me persiguen.

Imaginemos misma circunstancia en un ascensor, baño público, estanco, en definitiva, aquellos lugares donde emprender la carrera es como poco difícil a primera instancia y enfrentarme a la situación (no he sido lo suficientemente consciente de mi entorno y no he podido prever el ataque), se convierte en única decisión posible y no una opción.

¿Existe posibilidad de parapetarse? Esto es, situar entre ti y tu atacante cualquier objeto, que portes (mochila), mobiliario (mesas, sillas), etc, que pueda servirte de escudo, que pare momentáneamente la acción hasta encontrar una opción de huida o mejor posicionamiento. ¿No?

¿Tienes algún objeto que pueda servirte de arma para contrarrestar, equilibrar, herir, mantener la distancia, actuar psicológicamente sobre tu agresor o incluso noquearle? ¿No?

Tu rol deberá pasar, de ser víctima a ser agresor y neutralizar lo antes posible, de la manera que sea, a quien te ataca.

Qué hacer?

BLOQUEAR BRAZO ARMADO desde que se pueda para así evitar un siguiente movimiento de sierra, una siguiente puñalada, un siguiente movimiento que pueda ser fatal. Si aunamos instinto y objetivo, estaré cerca del propósito de la supervivencia, dadas las circunstancias que se presentan.

En el anterior documento sobre esta temática se habla sobre efectos psicofísicos causados por la magnitud de estar frente a una circunstancia de posible muerte.

El miedo, el instinto, hacen su aparición de manera irremediable y si el movimiento de traslación no es opción queda un último bastión entre el arma y tu cuerpo; tus extremidades, partes que has de saber son sacrificables si anteponemos la vida, como es lógico, a lesiones y partes de tu cuerpo que por inercia activarás, porque mentalmente e inconscientemente las usarás para separar de ti aquello que quiere lastimarte de manera severa.

Ahora bien, tenemos un objetivo, bloquear el brazo armado y sabemos que nuestro instinto es extender nuestros brazos para sujetar los suyos (la mayoría de lesiones que se generan fruto de la lucha son en brazos y manos por el desesperado intento de defensa del agredido), llegados a este punto, tenemos una vía de entrenamiento  de cómo sobrevivir al evento en cuestión de manera lógica y si añado un precepto como es el de la Ley de Hick-Hyman que muy por encima dice, el tiempo que tarda una persona en tomar una decisión respecto a la cantidad de posibles elecciones que tiene aumentará el tiempo de decidir sobre que ejecutar, y precisamente en este evento, el tiempo es más que oro.

Hablamos de un ataque violento, repetitivo, intentando causar el mayor daño, buscando zonas vitales, la famosa “máquina de coser”. Cobra entonces mucho sentido que mi primera opción si no tengo alternativas sea “pararlo”.

Conclusiones:

– Si la posibilidad de movilidad es reducida y correr no es una opción, debes buscar la manera de mantener alejado de ti a quien te ataca por medio de objetos que sirvan como escudo, como parapeto, en definitiva, que consigan que ganes tiempo.

– Si ese objeto, puede funcionar como arma (palo, piedra, silla), o elementos de dotación en profesionales armados, equilibrará las cosas sobretodo psicológicamente.

– Si no hay opciones de movimiento (correr, desplazamiento), si no  tienes ningún tipo de objeto que pueda ser susceptible de ser usado como arma y/o escudo, si se inicia el ataque has de bloquear su brazo armado como primer y único objetivo (evitar nuevos movimientos de sierra o puñalada).

La mayoría de ataques son emboscadas, sorpresivos, la persona que de verdad quiere tu muerte, no hará ademanes previos hasta estar cerca de ti para iniciarlos. Un arma blanca es una extensión del brazo, necesita la distancia efectiva de contacto y la oportunidad para serlo, por esto mismo, en el anterior documento donde se habla del alto porcentaje de ser alcanzados.

Debemos tener en cuenta que la prioridad es la distancia. Una vez sumergidos de manera irremediable en lo que puede ser nuestro final, si hemos previsto las intenciones debemos ser categóricos, pues nuestra supervivencia dependerá en gran medida de evitar de manera efectiva cuantas veces seremos alcanzados.

Por favor, califica este post

 

Suscríbete

Síguenos en las RRSS

Más Artículos y Noticias

4ª Fase Presencial Experto Universitario OIS

  09   Junio, 2018 Noticias E3A Los pasados días 08 y 09 de junio de 2018 profesores de E3A han impartido el cuarto módulo práctico del curso de postgrado de Experto Universitario en Operaciones Internacionales de Seguridad titulado por la Universidad a Distancia de...

Supervivencia policial en los enfrentamientos armados 2018

El día 01 de Mayo finalizó el quinto “Curso de Supervivencia Policial en los enfrentamientos armados” realizado en nuestro país. En esta ocasión nos hemos trasladado hasta la localidad de Zizur Mayor (Pamplona) para ayudar en la tecnificación, el asesoramiento e implementación de estructuras formativas dentro de su plantilla de policía local.

Sobrevivir a un enfrentamiento con arma blanca

Sobrevivir a un enfrentamiento con arma blanca

José Umpierrez

Socio colaborador E3A

En la actualidad existen infinidad de sistemas de entrenamiento y artes marciales. Pero independientemente del sistema marcial que practiquen, nuestro cerebro actúa de la misma forma  y por ende nuestro cuerpo.

Las reacciones físicas y psicológicas no son un concepto susceptible de cambio según la base marcial que usen, usted no puede luchar contra sus emociones e instintos innatos. Va siendo hora de dejar unas bases, universales si fuere necesario, para el entrenamiento basado en la realidad, objeto de este documento “La supervivencia contra un arma blanca”.

SUPERVIVENCIA es el adjetivo que mejor le pega, puesto que por norma general, es un evento no susceptible de control, muy lesivo, con un componente de facilidad en el  uso de un arma por parte del agresor, donde no hay que ser necesariamente un experto para provocar grandes daños.

El componente psicológico  es el mayor dato a tener en cuenta a la hora de iniciar un entrenamiento. No se debería iniciar nada físico sin tener claro como extrapolarlo a una finalidad descriptiva lo más realista posible. La serie de acontecimientos que desencadenan, forman parte y son desenlace de un evento de tales magnitudes, que solo pueden ser recabados con las evidencias. La evidencia hace, que precisamente exponga una serie de conceptos básicos a tener en cuenta para cumplir el primero de los objetivos, el trabajo mental.

Al nacer nadie recibe en sus manos una pistola, un fusil de asalto o un lanzagranadas, Pero, sin embargo, desde que somos niños todos somos instruidos en el manejo de una herramienta de uso diario y de por vida, el cuchillo. Las armas blancas son las herramientas manuales que más se emplean para producir lesiones y extinguir vidas

Ernesto Pérez Vera

Autor de "La realidad de los enfrentamientos armados"

La psicología siempre vence:

Cuando entra en juego un arma blanca y ha tenido la gran suerte de visionar (en la mayoría de sucesos no ocurre tal cosa) su existencia, el miedo hará inmediatamente su aparición, da igual su entrenamiento, incluso si lo hizo de forma correcta, sabe a lo que se está sometiendo, sabe lo que puede ocurrir y teme el suceso. En el peor de los casos, hará un uso de sus habilidades marciales de una forma aguerrida pero incorrecta, errática, olvidando que en éste momento en concreto, la base será el movimiento y la distancia o posiblemente sea su final. De una manera u otra, jamás podrá saber que ocurre en estas circunstancias entrenando en un entorno controlado, dado que no es posible llevar su mente al estado donde “el miedo” controla todos y cada uno de los procesos. La psicología siempre vence.

“…la posibilidad de ser alcanzados asciende casi al 100%, queda claro que quien porta un arma blanca tiene ventaja.

Siempre vamos a ser alcanzados:

Aunque esto no se cumpla, deseo que así sea, tenemos que tener siempre en cuenta esta lógica, pues si bien es asertiva, es bastante probable que en el 100% de los casos, sea la mayor posibilidad. Un ataque de cuchillo es multidireccional, cambiante, fugaz, brutal, con un intento de crear un máximo daño, con solo una intencionalidad, el acierto está asegurado. Da igual la magnitud de las heridas, no se trata de eso, se trata del hecho en sí. Vamos a ser alcanzados.

Próxima Master Class 17 Diciembre: Patrón de respuesta condicionada; ante arma blanca.

Quien porta un arma blanca, ya es superior a ti:

Haciendo referencia a los dos primeros puntos, donde es obvio que mi cabeza es el primer objeto de estudio y las evidencias del ataque, si el segundo es que la posibilidad de ser alcanzados asciende casi al 100% queda claro que quien porta un arma blanca, tiene ventaja.

Toda técnica que cumpla con unos factores de superioridad, control, no asunción de riesgos, no contar con distancias y movimientos, que prime la finalización a la autoprotección, sencillamente están errando por lo primero. Ya existe superioridad por parte de quien te ataca.

Táctica sobre técnica:

Por último haciendo especial hincapié en el desarrollo primario de tu mente, tus aptitudes serían lo que deberías entrenar en un segundo lugar (aquí entraría en juego la forma física) y no secuencias de técnicas divididas entre ellas mismas por componentes que no son captables o visibles llegados a esos mismos estados de alteración cognitiva. Estudiar ampliamente las evidencias como por ejemplo el lenguaje no verbal de un supuesto agresor, condiciones ambientales, primeros auxilios, la importancia de la distancia, alerta, código de colores, biomecánicas y sobretodo eliminar de tu bagaje técnico todo aquello que se considera mitos y certezas sobre lo que pensamos y darle prioridad a los que si vemos.

Suscríbete

Síguenos en las RRSS

Más Artículos y Noticias

4ª Fase Presencial Experto Universitario OIS

  09   Junio, 2018 Noticias E3A Los pasados días 08 y 09 de junio de 2018 profesores de E3A han impartido el cuarto módulo práctico del curso de postgrado de Experto Universitario en Operaciones Internacionales de Seguridad titulado por la Universidad a Distancia de...

Supervivencia policial en los enfrentamientos armados 2018

El día 01 de Mayo finalizó el quinto “Curso de Supervivencia Policial en los enfrentamientos armados” realizado en nuestro país. En esta ocasión nos hemos trasladado hasta la localidad de Zizur Mayor (Pamplona) para ayudar en la tecnificación, el asesoramiento e implementación de estructuras formativas dentro de su plantilla de policía local.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Compártelo

Si te ha gustado, comparte con tus amigos...

Shares