Sobrevivir a un enfrentamiento con arma blanca

Nov 21, 2017 | Técnicas defensivas | 3 Comentarios

José Umpierrez

Socio colaborador E3A

En la actualidad existen infinidad de sistemas de entrenamiento y artes marciales. Pero independientemente del sistema marcial que practiquen, nuestro cerebro actúa de la misma forma  y por ende nuestro cuerpo.

Las reacciones físicas y psicológicas no son un concepto susceptible de cambio según la base marcial que usen, usted no puede luchar contra sus emociones e instintos innatos. Va siendo hora de dejar unas bases, universales si fuere necesario, para el entrenamiento basado en la realidad, objeto de este documento “La supervivencia contra un arma blanca”.

SUPERVIVENCIA es el adjetivo que mejor le pega, puesto que por norma general, es un evento no susceptible de control, muy lesivo, con un componente de facilidad en el  uso de un arma por parte del agresor, donde no hay que ser necesariamente un experto para provocar grandes daños.

El componente psicológico  es el mayor dato a tener en cuenta a la hora de iniciar un entrenamiento. No se debería iniciar nada físico sin tener claro como extrapolarlo a una finalidad descriptiva lo más realista posible. La serie de acontecimientos que desencadenan, forman parte y son desenlace de un evento de tales magnitudes, que solo pueden ser recabados con las evidencias. La evidencia hace, que precisamente exponga una serie de conceptos básicos a tener en cuenta para cumplir el primero de los objetivos, el trabajo mental.

Al nacer nadie recibe en sus manos una pistola, un fusil de asalto o un lanzagranadas, Pero, sin embargo, desde que somos niños todos somos instruidos en el manejo de una herramienta de uso diario y de por vida, el cuchillo. Las armas blancas son las herramientas manuales que más se emplean para producir lesiones y extinguir vidas

Ernesto Pérez Vera

Autor de "La realidad de los enfrentamientos armados"

La psicología siempre vence:

Cuando entra en juego un arma blanca y ha tenido la gran suerte de visionar (en la mayoría de sucesos no ocurre tal cosa) su existencia, el miedo hará inmediatamente su aparición, da igual su entrenamiento, incluso si lo hizo de forma correcta, sabe a lo que se está sometiendo, sabe lo que puede ocurrir y teme el suceso. En el peor de los casos, hará un uso de sus habilidades marciales de una forma aguerrida pero incorrecta, errática, olvidando que en éste momento en concreto, la base será el movimiento y la distancia o posiblemente sea su final. De una manera u otra, jamás podrá saber que ocurre en estas circunstancias entrenando en un entorno controlado, dado que no es posible llevar su mente al estado donde “el miedo” controla todos y cada uno de los procesos. La psicología siempre vence.

“…la posibilidad de ser alcanzados asciende casi al 100%, queda claro que quien porta un arma blanca tiene ventaja.

Siempre vamos a ser alcanzados:

Aunque esto no se cumpla, deseo que así sea, tenemos que tener siempre en cuenta esta lógica, pues si bien es asertiva, es bastante probable que en el 100% de los casos, sea la mayor posibilidad. Un ataque de cuchillo es multidireccional, cambiante, fugaz, brutal, con un intento de crear un máximo daño, con solo una intencionalidad, el acierto está asegurado. Da igual la magnitud de las heridas, no se trata de eso, se trata del hecho en sí. Vamos a ser alcanzados.

Próxima Master Class 17 Diciembre: Patrón de respuesta condicionada; ante arma blanca.

Quien porta un arma blanca, ya es superior a ti:

Haciendo referencia a los dos primeros puntos, donde es obvio que mi cabeza es el primer objeto de estudio y las evidencias del ataque, si el segundo es que la posibilidad de ser alcanzados asciende casi al 100% queda claro que quien porta un arma blanca, tiene ventaja.

Toda técnica que cumpla con unos factores de superioridad, control, no asunción de riesgos, no contar con distancias y movimientos, que prime la finalización a la autoprotección, sencillamente están errando por lo primero. Ya existe superioridad por parte de quien te ataca.

Táctica sobre técnica:

Por último haciendo especial hincapié en el desarrollo primario de tu mente, tus aptitudes serían lo que deberías entrenar en un segundo lugar (aquí entraría en juego la forma física) y no secuencias de técnicas divididas entre ellas mismas por componentes que no son captables o visibles llegados a esos mismos estados de alteración cognitiva. Estudiar ampliamente las evidencias como por ejemplo el lenguaje no verbal de un supuesto agresor, condiciones ambientales, primeros auxilios, la importancia de la distancia, alerta, código de colores, biomecánicas y sobretodo eliminar de tu bagaje técnico todo aquello que se considera mitos y certezas sobre lo que pensamos y darle prioridad a los que si vemos.

Por favor, califica este post

 

3 Comentarios

  1. Joaquin

    La opción de cámara lenta sería interesante a fin de asimilar mejor los movimientos.
    Gracias

     
    Responder
  2. Antonio Coque

    Excelente artículo. Solo una pega; como todo lo bueno sabe a poco. Espero más desarrollos en esta linea realista, poniendo de relieve la necesidad de tener en cuenta como funciona la mente humana y como actúa sobre el comportamiento. Sobre todo en situaciones de supervivencia.

     
    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Más Artículos y Noticias

Mi plataforma de tiro (parte I): Los pies

Este texto va dedicado íntegramente a la posición (la mía, la que yo uso, “mi posición”) más recomendable para emplear este arma. En estas notas pretendo analizar mi propia posición de tiro, que es la que a mí me permite crear una plataforma estable de tiro en el manejo de esta arma.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Compártelo

Si te ha gustado, comparte con tus amigos...

Shares